Funcionamiento y uso del inclinómetro: Guía completa

Anuncios

Un inclinómetro, es un tipo de instrumento que se utiliza para detectar cualquier tipo de inclinación en la estructura a la que está unido. La mayoría de los medidores de inclinación utilizan una burbuja de aire en un tubo lleno de líquido, muy parecido al nivel de un carpintero típico, pero están equipados con componentes electrónicos sensibles que pueden detectar incluso el más mínimo cambio de inclinación. Suenan una alarma o transmiten los datos a un monitor remoto u otro dispositivo. Estos instrumentos tienen una variedad de usos desde la construcción hasta el estudio de volcanes. En el pasado, un inclinómetro a veces se llamaba inclinómetro, aunque este término rara vez se usa hoy en día.

Los geólogos suelen utilizar los inclinómetros para controlar las condiciones cerca de los volcanes.

Con numerosos usos en una variedad de aplicaciones de construcción e ingeniería civil , la demanda de estos instrumentos les ha permitido evolucionar junto con la tecnología. El medidor de inclinación más antiguo no era más que un péndulo muy largo. Si la estructura o suelo sobre el que se colocó se inclinara, el péndulo indicaría el movimiento. Sin embargo, estos instrumentos eran susceptibles a falsas alarmas debido a las corrientes de aire. Un segundo tipo de inclinómetro consistía en dos contenedores idénticos conectados por un tubo largo. Todo el conjunto se llenó parcialmente de agua y se pudo detectar cualquier inclinación midiendo los niveles de agua en cada recipiente.

Anuncios

Un medidor de inclinación se usa para monitorear la inclinación de los edificios debido a terremotos.

Las versiones modernas del medidor de inclinación utilizan la observación directa o la electrónica para monitorear el movimiento de una burbuja de aire en un líquido. A medida que se mueve el medidor de inclinación, la burbuja cambia de posición y los electrodos pueden registrar el cambio o la burbuja puede compararse con un indicador visible. Estos datos se pueden registrar para su posterior estudio, ya sea de forma interna o remota por transmisión , o monitoreados en tiempo real. Algunos medidores de inclinación modernos son muy sensibles y pueden detectar un cambio en la inclinación tan pequeño como 1 segundo de arco. Un segundo de arco es una medida de un ángulo que equivale a 1/3600 de 1 grado.

Los usos más comunes de un medidor de inclinación son para monitorear la inclinación de los edificios debido a asentamientos, terremotos o actividades de construcción cercanas. A veces se utilizan para proyectos de ingeniería civil para asegurarse de que un túnel u otra estructura mantenga un curso nivelado durante la construcción o reparación. Las presas a menudo se monitorean con un medidor de inclinación para ver si se mueven o cambian a medida que aumenta la presión del agua detrás de ellas. Los geólogos a menudo emplean medidores de inclinación para monitorear las condiciones cerca de los volcanes, ya que los medidores de inclinación colocados estratégicamente pueden ayudar a predecir cuándo un volcán puede entrar en erupción al registrar cambios en la superficie que pueden indicar una acumulación de magma, por ejemplo. Un medidor de inclinación también puede ayudar a determinar la cantidad de cambio en las características de la tierra después de deslizamientos de tierra y terremotos.

 

Anuncios

Un inclinómetro, es un tipo de instrumento que se utiliza para detectar cualquier tipo de inclinación en la estructura a la que está unido. La mayoría de los medidores de inclinación utilizan una burbuja de aire en un tubo lleno de líquido, muy parecido al nivel de un carpintero típico, pero están equipados con componentes electrónicos sensibles que pueden detectar incluso el más mínimo cambio de inclinación. Suenan una alarma o transmiten los datos a un monitor remoto u otro dispositivo. Estos instrumentos tienen una variedad de usos desde la construcción hasta el estudio de volcanes. En el pasado, un inclinómetro a veces se llamaba inclinómetro, aunque este término rara vez se usa hoy en día.

Los geólogos suelen utilizar los inclinómetros para controlar las condiciones cerca de los volcanes.

Con numerosos usos en una variedad de aplicaciones de construcción e ingeniería civil , la demanda de estos instrumentos les ha permitido evolucionar junto con la tecnología. El medidor de inclinación más antiguo no era más que un péndulo muy largo. Si la estructura o suelo sobre el que se colocó se inclinara, el péndulo indicaría el movimiento. Sin embargo, estos instrumentos eran susceptibles a falsas alarmas debido a las corrientes de aire. Un segundo tipo de inclinómetro consistía en dos contenedores idénticos conectados por un tubo largo. Todo el conjunto se llenó parcialmente de agua y se pudo detectar cualquier inclinación midiendo los niveles de agua en cada recipiente.

Anuncios

Un medidor de inclinación se usa para monitorear la inclinación de los edificios debido a terremotos.

Las versiones modernas del medidor de inclinación utilizan la observación directa o la electrónica para monitorear el movimiento de una burbuja de aire en un líquido. A medida que se mueve el medidor de inclinación, la burbuja cambia de posición y los electrodos pueden registrar el cambio o la burbuja puede compararse con un indicador visible. Estos datos se pueden registrar para su posterior estudio, ya sea de forma interna o remota por transmisión , o monitoreados en tiempo real. Algunos medidores de inclinación modernos son muy sensibles y pueden detectar un cambio en la inclinación tan pequeño como 1 segundo de arco. Un segundo de arco es una medida de un ángulo que equivale a 1/3600 de 1 grado.

Los usos más comunes de un medidor de inclinación son para monitorear la inclinación de los edificios debido a asentamientos, terremotos o actividades de construcción cercanas. A veces se utilizan para proyectos de ingeniería civil para asegurarse de que un túnel u otra estructura mantenga un curso nivelado durante la construcción o reparación. Las presas a menudo se monitorean con un medidor de inclinación para ver si se mueven o cambian a medida que aumenta la presión del agua detrás de ellas. Los geólogos a menudo emplean medidores de inclinación para monitorear las condiciones cerca de los volcanes, ya que los medidores de inclinación colocados estratégicamente pueden ayudar a predecir cuándo un volcán puede entrar en erupción al registrar cambios en la superficie que pueden indicar una acumulación de magma, por ejemplo. Un medidor de inclinación también puede ayudar a determinar la cantidad de cambio en las características de la tierra después de deslizamientos de tierra y terremotos.

 

Mira estos Artículos

Subir