Un lugar de trabajo hostil se define generalmente como un entorno de trabajo que alberga un comportamiento discriminatorio o acoso . Este tipo de comportamiento no tiene por qué afectar a todos los empleados de una empresa; solo una persona necesita ser impactada negativamente por el medio ambiente para que se considere “hostil”. En muchos aspectos, el término es algo subjetivo y, aunque suena vagamente legalista, no suele haber consecuencias legales o ramificaciones a menos que el comportamiento implica algún tipo de discriminación , oa menos que sea posible probar un abuso sistémico de poder o autoridad. La mayor parte de la hostilidad es menor, pero aún puede afectar cosas como la productividad de los empleadosy el resultado final de la empresa. También puede causar problemas con la moral y la cultura corporativa en general. Por estas razones, muchas empresas buscan formas de llegar a los empleados en todos los niveles para medir su satisfacción y buscar formas de solucionar los problemas de hostilidad antes de que se salgan de control.

La hostilidad en el lugar de trabajo puede afectar negativamente la productividad.

¿Por qué sucede?

Otros nombres para un lugar de trabajo hostil pueden incluir “ambiente de trabajo intimidante”, “ambiente de trabajo abusivo” o “ambiente de trabajo ofensivo”. Hay una serie de razones por las que las personas pueden usar estos términos para describir situaciones laborales, pero en la mayoría de los casos se trata de interacciones interpersonales y patrones generales de relaciones entre las personas con autoridad y aquellas que, para fines laborales, son más inferiores.

Las hostilidades en el lugar de trabajo pueden consistir en abuso verbal e ira.

Si bien un lugar de trabajo hostil puede adoptar muchas formas, algunas características comunes incluyen el abuso verbal y la ira por territorios o fronteras. La competencia excesiva, los juegos de poder, los desafíos innecesarios y el debilitamiento del trabajo de una persona también pueden ser parte de ella, así como cualquier otro medio de sabotear la productividad. El acoso por motivos sexuales también puede formar parte de él. Esto incluye el uso de lenguaje sexual o discriminatorio, miradas lascivas o agresivas, toques no solicitados, lenguaje inapropiado y gestos lascivos.

Es esencial que todos los empleados sientan que las quejas pueden escucharse de manera justa y sin temor a represalias.

Inclusiones y exclusiones comunes

Encontrar una definición precisa puede ser difícil en parte debido a lo subjetivo que es el asunto, así como a lo amplio que puede ser. Mucho depende de las circunstancias y las personas involucradas. Sin embargo, la mayoría de los expertos y el personal de recursos humanos dicen que el término se usa mejor para describir patrones sostenidos de comportamiento problemático. No todos los comportamientos negativos se consideran acoso verdadero, y cosas como las burlas no deseadas, los comentarios aislados y los incidentes únicos generalmente no se incluyen en la definición. Esto es particularmente cierto cuando el problema proviene de una sola persona; un compañero de trabajo, por ejemplo. No llevarse bien con un compañero de trabajo puede hacer que el día a día de la oficina sea un desafío, pero normalmente no alcanza el umbral del acoso. Sin embargo, el comportamiento intimidatorio que proviene de un superior puede calificar, particularmente si ocurre una y otra vez en múltiples contextos, y si ese tipo de comportamiento se refuerza en otros aspectos de la vida laboral, como en reuniones o con la participación de otros miembros del equipo. .

El contacto no deseado generalizado crea un lugar de trabajo hostil.

Poner la culpa

A menudo es una suposición común que la hostilidad en el lugar de trabajo proviene principalmente de un jefe, empleado o compañero de trabajo. A menudo, estos son los culpables más probables y también algunos de los más comunes. Sin embargo, no son las únicas posibilidades. Cualquier persona involucrada o en contacto con el lugar de trabajo puede ser considerada antagonista según las circunstancias. Los clientes, contratistas independientes, invitados o incluso proveedores externos con los que una persona tiene que trabajar pueden hacer que un lugar de trabajo sea inhóspito.

Impactos mayores

El empleado que se siente directamente atacado o acosado suele ser la primera víctima de un lugar de trabajo hostil, y también es el más importante. Sin embargo, no suele estar solo. Los entornos de oficina negativos también pueden afectar la mayor producción y los resultados de la empresa. Los empleados que sienten que están siendo acosados ??o atormentados sin un motivo reparable pueden pasar sus horas de trabajo preocupados por la amenaza real o percibida, a menudo formulando defensas o haciendo frente de otra manera. Esto puede provocar graves caídas en la productividad.

Other observers may also be impacted indirectly. Onlookers who see one person or group of people being treated poorly, or even those who hear rumors of certain divisions or departments that are particularly brutal or aggravating, may stop communicating as freely and stop sharing their ideas as openly. This sort of behavior is often driven by a desire to not be noticed so as to not be targeted, and it isn’t usually good for productivity. When word spreads that there is hostility in a certain workplace the company may also have a hard time attracting the right people for open positions.

Legal Ramifications

Most places don’t have laws specifically against hostility in the workplace. To a certain extend these sorts of laws would be hard to craft since the behavior depends so much on personal impressions and feelings. This doesn’t mean, however, that there aren’t ever legal consequences or ramifications for truly egregious situations. In some cases, the circumstances under which the hostility develops can be illegal. For example, harassment or bullying that takes place because of someone’s race, religion, nationality, age, sex or disability may be grounds for legal scrutiny and penalty. In order to be punishable, though, harassment due to these factors generally has to be severe and pervasive. It typically also must occur repeatedly, usually over a span of several months or years, for it to be interpreted as a serious legal matter.

Strategies and Solutions

It is usually in business owners’ best interest to make sure that all offices and work zones are hospitable places where employees are relaxed and free to work to their potential. There are different ways of achieving this goal, but it can include regular employee satisfaction surveys, open communication between leaders and low-level workers, and opportunities for inferior employees to rank or review their bosses. There isn’t always a way to prevent hostility in the workplace, but companies that make efforts to recognize it, remove it, and promote positive channels of communication often have the best outcomes.

Creating a hostile workplace is often grounds for termination.