Un mercado halal es una tienda que sigue todas las reglas de lo que está permitido en el Islam según el Corán. Esto puede significar proporcionar productos halal a los clientes y evitar productos prohibidos o haram. También significa seguir todas las prácticas comerciales halal. Un mercado que es halal también puede ser un centro de la comunidad y puede ayudar a traer artículos de países extranjeros al alcance de la población local. El objetivo de un mercado halal es proporcionar lo que necesitan quienes practican un estilo de vida halal.

Fechas de un mercado halal.

Una de las funciones principales de muchos mercados halal es llevar carnes y otros alimentos que son halal para sus clientes musulmanes. En el caso de las carnes, esto no siempre es fácil en países no musulmanes. La carne debe obtenerse de un carnicero o matadero certificado como halal . Además, solo los musulmanes deben transportarlo al mercado halal.

Un mercado halal sigue las reglas del Corán.

Un aspecto difícil para un mercado halal que también atiende a los no musulmanes es que todos los alimentos no halal deben mantenerse completamente separados de los productos halal. Según las reglas halal, los alimentos que entran en contacto con alimentos no halal se convierten en haram. Esto significa que las carnes que podrían haber sido obtenidas de fuentes no halal deben llevarse al mercado a través de una entrada diferente, almacenarse en un área diferente y exhibirse en un lugar diferente al de las carnes halal.

En un sentido general, “halal” significa “legal” en árabe y se refiere a todo lo permitido por las reglas del Islam.

Además de manipular los alimentos halal de manera adecuada y encontrar proveedores consistentes para esos alimentos, el propietario del mercado halal también debe seguir las prácticas comerciales halal. Esto significa no obtener ganancias con los artículos que son haram. Específicamente, el mercado no puede vender bebidas alcohólicas o boletos de lotería, porque los juegos de azar y las bebidas alcohólicas están prohibidos.

Un mercado halal puede adherirse a la ley de la sharia.

Otras prácticas comerciales halal pueden parecer más obvias. Se trata de cosas como no robar y no tratar a los clientes de forma injusta. También significa no participar en algunas cosas que hacen otros mercados, como invertir o tener un seguro. Tratar con proveedores no musulmanes de suministros a veces puede ser un obstáculo, porque el mercado no está autorizado a tener una tarjeta de crédito que devenga intereses para realizar compras.

En algunas comunidades, un mercado halal también puede ser un recurso para la población musulmana. Esto se puede ver cuando una tienda se esfuerza por ofrecer artículos específicos y tradicionales que son difíciles de conseguir. También se puede ver durante las vacaciones, cuando el mercado vende adornos para el Ramadán o reparte carne o comidas gratis para Ashura.

Los mercados halal en algunas áreas sirven como recurso y lugar de reunión para la población musulmana local.