Un nanito, también conocido como nanomáquina , nanobot u otras variaciones similares del prefijo, es una máquina diseñada a muy pequeña escala. Dado que las nanomáquinas son tan pequeñas, toman su nombre del término nanómetro , que es una mil millonésima parte de un metro. Los nanitos tienen varios usos diferentes, pero se asocian más comúnmente con los campos biomédicos.

Los nanitos tienen varios usos diferentes, pero se asocian más comúnmente con los campos biomédicos.

Actualmente, la nanotecnología se encuentra todavía en la fase de investigación y desarrollo y no existe ningún nanito que tenga una aplicación práctica. No hay un marco de tiempo que describa cuándo se pueden construir nanomáquinas que se consideren lo suficientemente seguras para completar las tareas previstas.

Si bien la investigación y el desarrollo aún tienen un largo camino por recorrer, los científicos están muy entusiasmados con el potencial de un nanito. Al ser una unidad muy pequeña, podría realizar diversas tareas. Las aplicaciones específicas podrían ser en el tratamiento o detección de enfermedades, monitoreo de la salud, ayuda en cirugía y muchas otras.

El problema que tienen los científicos cuando intentan construir un nanito no es solo el tamaño, sino también la complejidad de la tarea. Su construcción probablemente tomará el lugar de un átomo o una molécula a la vez. Cuando se considera que se podrían necesitar millones de átomos o moléculas para crear un nanito funcional, la tarea puede comenzar a parecer abrumadora rápidamente.

Un nanito no será como una máquina tradicional. Lo más probable es que tenga una base orgánica. De hecho, puede ser una nueva bacteria creada por bioingeniería que ha provocado que algunas personas instan a los desarrolladores a tener precaución.

Si el nanito mutara, las consecuencias podrían ser desastrosas, maravillosas o ambas cosas. Varios libros de ciencia ficción y programas de televisión se han basado en este escenario. Algunos han llevado a un escenario apocalíptico; otros han señalado que podría haber beneficios o incluso nuevas formas de vida inteligente.

Actualmente, existen algunos usos prácticos de la nanotecnología fuera de las áreas biomédicas, sin embargo, estas aplicaciones no utilizan nanitos funcionales. Más bien, estas aplicaciones descomponen la materia existente en partículas muy pequeñas que, en una escala muy pequeña, pueden usarse en algunos productos electrónicos, equipos deportivos e incluso ropa. El iPod Nano, que incluso incorpora el nombre en su producto, es un ejemplo popular.

La clave de la nanotecnología es descomponer la materia en partículas muy pequeñas. Los investigadores han descubierto que hacerlo puede cambiar las propiedades normales de alguna materia. En algunos casos, las cosas se vuelven más explosivas. En otros, la materia puede emitir luz, volverse extremadamente dura o cambiar de otras formas diferentes.