Significado | Concepto | Definición:

Un plastómetro es un dispositivo que mide las propiedades de los materiales plásticos. Hay una serie de variaciones en el diseño que se pueden utilizar para explorar diferentes propiedades y que proporcionan medidas en diferentes escalas. Los plastómetros son transportados por empresas que almacenan suministros para pruebas de materiales e investigación de plásticos, y pueden variar considerablemente en tamaño, precisión y costo. Por lo general, se requiere cierta capacitación para operar el dispositivo de manera segura y confiable.

Trabajador

Un uso de un plastómetro es proporcionar mediciones de propiedades de flujo. En este tipo de plastómetro, conocido en ocasiones como reómetro o plastómetro de extrusión , el material en estudio se somete a fuerza y ​​se mide la respuesta. Este dispositivo se puede utilizar con plásticos en estado fluido, como la resina fundida utilizada en la fundición. El plastómetro puede proporcionar información sobre el material que se usará para calificarlo, determinando para qué tipo de proyectos se puede usar y confirmando que el material es de calidad constante.

El término “plastómetro” también se usa para describir un dispositivo que puede medir la dureza en materiales plásticos, especialmente caucho. En este caso, el dispositivo utiliza presión para marcar el material y luego se mide la profundidad de penetración. La dureza es una propiedad importante para poder medir, ya que puede influir en cómo y dónde se pueden usar varios materiales. Por ejemplo, los rodillos de goma de las prensas de impresión deben tener una dureza cuidadosamente calibrada para garantizar que funcionen correctamente.

En el desarrollo de nuevos plásticos, los plastómetros se utilizan para clasificar y establecer información de referencia sobre las propiedades del material. También se puede usar un plastómetro durante las pruebas de materiales para productos nuevos y viejos por igual. Las pruebas de materiales se utilizan para confirmar que un material cumple con un estándar de seguridad y para establecer tolerancias para nuevos materiales. Asimismo, los plastómetros pueden ser útiles en los exámenes forenses de plásticos después de que ha ocurrido un incidente y en el control de calidad para mantener los productos consistentes.

Los plastómetros se utilizan generalmente en un entorno controlado y se calibran de forma rutinaria para asegurarse de que sigan funcionando correctamente. El desempeño confiable y estandarizado es fundamental para garantizar que las mediciones sean consistentes y precisas. Muchas empresas se encargan de la calibración a pedido, ya sea enviando un técnico a un laboratorio o enviando las herramientas a sus instalaciones para las sesiones de calibración. Además, el técnico que realiza el mantenimiento del dispositivo también puede recalibrarlo periódicamente, siguiendo las instrucciones establecidas por el fabricante.