Significado | Concepto | Definición:

Un procesador de biocombustible es cualquier tipo de equipo, a menudo similar a un destilador, que convierte la biomasa en combustible a través de la fermentación. Las fuentes de biocombustibles incluyen plantas y organismos simples como las algas . Todas estas posibles fuentes de combustible deben procesarse desde su forma original si se van a utilizar como alternativas a los combustibles derivados del petróleo.

Un gran campo de colza, que se utiliza para producir biocombustible.

Las ventajas de los biocombustibles a menudo se ven sopesadas por el impacto y el costo del equipo de procesamiento. Por ejemplo, los procesadores de biocombustible pueden convertir el maíz en un combustible líquido conocido como etanol, pero el cultivo de maíz puede requerir importantes recursos, incluida la energía. Cuando cuesta más energía producir el biocombustible de la que puede proporcionar mediante su uso, a menudo en motores de combustión, generalmente se considera que el procesador de biocombustible tiene un balance energético ineficiente. Cuando un biocombustible proporciona más energía de la que cuesta producir, por otro lado, el procesador de biocombustible que creó el biocombustible puede considerarse eficiente.

El biocombustible puede presentar una alternativa al combustible tradicional.

Los procesadores de biocombustible vienen en una variedad de modelos, porque establecer el balance energético más favorable puede ser un desafío. Los procesadores de biocombustible pequeños y económicos pueden producir combustible combustible barato, pero es posible que no proporcionen la misma calidad que los procesadores más costosos y, a menudo, más complicados. Los grandes procesadores, como los que se utilizan en las plantas de biocombustible, pueden requerir más energía para funcionar y, por lo tanto, reducir la eficiencia del biocombustible producido. Sin embargo, existen muchos diseños de procesadores de biocombustible que ofrecen un equilibrio favorable entre el costo de la energía y la producción de biocombustible.

Muchas de las desventajas de los biocombustibles están relacionadas con la diversidad de procesadores y fuentes de biocombustibles disponibles. Estas fuentes a menudo producen diferentes balances de energía y pueden requerir una maquinaria completamente diferente. Un procesador de biocombustible construido para una planta que solo crece en un ambiente tropical, por ejemplo, podría no lograr un balance energético favorable al tratar plantas de un ambiente desértico. Las fuentes de biocombustible altamente eficientes (materiales que funcionan bien con el tipo de procesador adecuado) a menudo requieren grandes cantidades de tierra agrícola, lo que puede reducir la cantidad de tierra cultivable disponible para los productores de alimentos.

A pesar de los desafíos de crear un procesador de biocombustibles eficaz, los biocombustibles todavía se consideran una fuente de energía alternativa eficaz a los combustibles derivados del petróleo. Uno de los factores que contribuyen a este concepto es la variedad de recursos que se pueden convertir en biocombustible. Las posibles fuentes pueden incluir aceites de cocina usados, algas verdes y material vegetal como el maíz. Estas fuentes de biocombustible suelen tener un procesador de biocombustible eficaz.

Los procesadores de biocombustible pueden convertir el maíz en un combustible líquido conocido como etanol.