Mujer sosteniendo un libro

Un prospecto de empresa es un documento que proporciona información completa sobre una empresa. Los posibles inversores pueden utilizar esta información para decidir si quieren invertir y qué tipo de productos de inversión quieren comprar. Las empresas ponen sus folletos a disposición de cualquiera que los solicite y muchas versiones de alojamiento en sus sitios web para facilitar su acceso.

Cuando una empresa está preparando una oferta pública inicial , debe presentar un prospecto, junto con otros documentos, a los reguladores. Los reguladores revisan la información para confirmar que sea precisa y completa. Aprobar una revisión no significa que una empresa esté respaldada por los reguladores; simplemente indica que la documentación proporcionada es correcta y los reguladores han aprobado a la empresa para una oferta pública inicial. Cada año se publicará un prospecto de la empresa posterior con información actualizada.

Existen requisitos legales que describen lo que debe incluir el prospecto de una empresa y varían según la región. Como regla general, el documento debe contener información sobre la empresa que ayude a los inversores a tomar una decisión informada cuando decidan invertir. También contiene información sobre los productos de inversión, como acciones y bonos, que la empresa pone a disposición.

El documento generalmente repasa el historial operativo de la empresa y analiza el liderazgo actual, proporcionando biografías de personas clave en la empresa. También cubre el estado económico de la empresa y analiza el clima económico más amplio en el que opera la empresa. Esto incluye divulgaciones sobre los desafíos económicos en la industria de la empresa, así como discusiones más amplias sobre la economía. Un prospecto de la empresa también debe discutir cualquier litigio pendiente contra la empresa y proporcionar un historial de los principales eventos legales que pueden ser de importancia para los inversores, como los acuerdos que podrían afectar el pago de dividendos.

Esta presentación legal es un híbrido entre un folleto informativo diseñado para que las personas inviertan y una divulgación legal para alertar a los inversores sobre cuestiones de importancia. El prospecto de la empresa debe cumplir con un estándar legal en términos de lo que contiene y cómo se divulga, pero existe cierta libertad para permitir que las empresas se comercialicen dentro de sus prospectos. Las empresas también pueden optar por emitir declaraciones de divulgación más breves si están dispuestas a presentar documentación ante los reguladores para demostrar que gozan de buena salud financiera, con una capitalización estable y sin preocupaciones que puedan afectar las decisiones de inversión.