Un quiosco de música es un tipo de estructura autónoma con una interfaz electrónica que ayuda a los consumidores a buscar, escuchar o comprar música. Los quioscos con pantallas e interfaces digitales son parte de un mundo comercial moderno y con frecuencia se instalan en áreas públicas como aeropuertos, centros comerciales y otros espacios de alto tráfico. Los quioscos de música a menudo se instalan en tiendas de música o en grandes almacenes que ofrecen una sección de música y electrónica donde los clientes pueden querer acceder a los datos de álbumes o artistas.

Los centros comerciales son un lugar popular para los quioscos de música.

Tradicionalmente, los quioscos de música se han utilizado para ayudar a los clientes a encontrar álbumes o artistas en una tienda de música. A medida que la música se volvió digital recientemente, o migró a un formato digital, las configuraciones de quiosco de música fueron una forma para que los propietarios de tiendas de música ayudaran a brindar un servicio al cliente automatizado . Los quioscos de música también reemplazaron las antiguas “cabinas de escucha” al convertirse en una forma para que los clientes escuchen muestras de la música que estaban pensando en comprar. Con las cabinas de escucha, los clientes pueden usar medios tradicionales como vinilo, cintas de casete o discos compactos, pero con la mayoría de los quioscos de música actuales, el sonido está disponible en formato digital y, si hay un componente tradicional, generalmente no es accesible para los usuario. Esto ayuda a la tienda a controlar los daños causados ​​por la operación automática de los componentes estéreo por parte del cliente.

Los quioscos de música permiten a las personas probar canciones antes de comprarlas.

En muchas tiendas de música de todo el país, los quioscos o estaciones de música se han convertido en la norma en los últimos años. Los clientes confían en ellos para buscar música antes de comprar. En el pasado, muchos modelos permitían la reproducción completa de canciones. Los modelos más sofisticados de la actualidad reemplazan la reproducción completa de canciones con una “reproducción de clips” específica. Esto conduce a tiempos de escucha más cortos para el comprador promedio, pero también es frustrante para los compradores que desean una mejor muestra de las canciones que les interesan.

Hoy en día, los fabricantes están experimentando con diseños de quioscos de música que permitirían a los usuarios comprar música o productos musicales con el propio quiosco como punto de venta. Estos diseños implicarían agregar funciones de quiosco de cajeros automáticos o algún tipo de unidad de procesamiento de tarjetas de crédito a un diseño existente. Algunas empresas ya han comenzado a fabricar quioscos de música que pueden vender canciones y tonos de llamada a los consumidores.

El quiosco de música es una buena representación de cómo los productos de audio se han transformado en una experiencia digital muy portátil. También representa la promesa de compras automatizadas para muchos productos e industrias diferentes. Todo tipo de empresas pueden seguir las pautas del diseño de un quiosco de música para explorar cómo llegar a los consumidores de formas nuevas e interesantes para el futuro del comercio minorista en general.

Las cintas de casete se podían escuchar en las cabinas de escucha tradicionales.