Un robot de servicio es un robot que es capaz de brindar servicios a su propietario. Estos robots generalmente son autónomos, pero pueden controlarse, de forma remota o manual, mediante sistemas integrados. También pueden sincronizarse con redes domésticas WiFi o entornos inteligentes.

Los robots de servicio se encargan de tareas domésticas como limpieza y otras tareas.

Los robots de servicio pueden diferir en funciones específicas, pero sus trabajos generalmente se pueden describir como ayudar a los humanos a realizar tareas que son peligrosas, difíciles, sucias, repetitivas o distantes. Un robot de servicio puede aliviar la carga de trabajo de un ser humano de esta manera, especialmente si la tarea es frecuente, como ocurre con las tareas del hogar. También se pueden utilizar en medicina, espacio, agricultura, extinción de incendios, hoteles y entretenimiento y para realizar tareas industriales. Los robots de servicio son particularmente útiles en la industria automotriz, donde se requiere levantar objetos pesados ​​y calibraciones finas para construir un vehículo.

Las personas mayores pueden beneficiarse del uso de un robot de servicio.

Los robots domésticos son muy populares. Un robot de servicio que se usa en el hogar puede hacer cualquier cosa, desde aspirar una alfombra hasta cortar el césped. Un robot doméstico puede ayudar a su dueño a limpiar piscinas, trapear pisos y planchar ropa. Algunos robots incluso pueden ayudar a los propietarios a limpiar los desechos de las mascotas. En casos como estos, un robot puede recoger rutinariamente la piel que se ha desprendido o puede limpiar las cajas de arena después de que los gatos las hayan usado, asegurando que las cajas de arena permanezcan frescas y que los olores estén controlados.

Los robots de servicio también pueden ayudar a mover objetos de un lugar a otro dentro de una casa. Un robot de servicio puede transportar la ropa a una lavadora para lavarla, o puede llevar vasos de una mesa al lavavajillas. Estas funciones resultan atractivas para quienes dedican mucho tiempo a cocinar o suelen estar cansados ​​de los largos días. Si se emplea un robot de servicio mientras los niños están en el hogar, puede reducir significativamente el tiempo que los padres dedican a las tareas domésticas. También pueden dar tranquilidad a los padres, porque saben que los niños no manipularán ni romperán la cristalería, por ejemplo, si el robot llega a recoger los platos.

Un robot de servicio puede resultar especialmente útil para personas discapacitadas o de edad avanzada. Los ancianos y los discapacitados pueden tener una movilidad limitada, por lo que un robot de servicio en el hogar puede fomentar la vida independiente. Estos robots pueden ayudar con tareas físicas y pueden facilitar muchos servicios cognitivos y sociales. Por ejemplo, los robots de servicio pueden darle a la persona una forma de comunicarse con amigos o familiares, vincular a la persona con su médico o darle recordatorios diarios.