¿Qué es un Sismógrafo? Funcionamiento, características y usos.

Un sismógrafo es un instrumento científico que registra información sobre la duración, intensidad y dirección de una perturbación sísmica, clásicamente un terremoto. Además de registrar terremotos , los sismógrafos también pueden rastrear grandes explosiones, maremotos y otros eventos que hacen temblar el suelo. Estos dispositivos se utilizan para recopilar más información sobre perturbaciones sísmicas y para monitorear la tierra en busca de señales de alerta temprana de eventos sísmicos.

Se utiliza un sismógrafo para revelar información sobre la gravedad de un terremoto.

En realidad, un sismógrafo debería ser conocido como un “sismómetro” o un “medidor de eventos sísmicos”, en lugar de un “escritor de eventos sísmicos”, pero los dos términos son usados ??indistintamente por muchas personas. Un verdadero sismógrafo proporciona una impresión de desplazamiento que registra los eventos sísmicos con el uso de un péndulo ponderado que vibra cuando lo hace la Tierra, lo que hace que aparezcan líneas onduladas en el papel. Sin embargo, los sismómetros modernos pueden registrar información de otras formas, y muchos operan de forma remota y transmiten información a una estación de registro.

Anuncios

La primera versión del sismógrafo se desarrolló en China alrededor del siglo II. Se desarrollaron varias versiones del dispositivo durante los siglos siguientes, con modelos similares a encarnaciones modernas que aparecieron alrededor de la década de 1880. Las pruebas posteriores de algunos de estos dispositivos mostraron que eran tan precisos como los dispositivos sísmicos modernos, aunque algunos se calibraron de manera ligeramente diferente.

Para que un sismógrafo sea efectivo, debe diseñarse de tal manera que solo refleje los verdaderos temblores de la tierra, en lugar de las perturbaciones de la superficie. Los sismógrafos generalmente se anclan al lecho de roca para garantizar que sus lecturas sean precisas y, a menudo, son muy pesados, y el peso actúa para contrarrestar las perturbaciones menores de la superficie, como los peatones que pasan. Los investigadores también calibran rutinariamente sus sismógrafos para asegurarse de que las lecturas sean precisas.

La información de un sismógrafo se puede utilizar de muchas formas. Después de un evento sísmico, el dispositivo se puede utilizar para determinar la fuente del evento y su duración, y esa información se puede comparar con la cantidad de daño causado para aprender más sobre cómo los eventos sísmicos impactan la vida humana. Al estudiar décadas de datos sismógrafos, los investigadores también pueden aprender más sobre la composición geológica de un área y los procesos involucrados en las perturbaciones sísmicas. Muchas agencias de inteligencia también usan sismógrafos, ya que pueden usarse para monitorear las pruebas de artillería y otros explosivos militares.

Anuncios

 

¿Deseas leer el artículo completo?