Significado | Concepto | Definición:

Un sistema de escape es un conjunto de tubos de metal que se llevan las emisiones nocivas creadas por la combustión de gas, generalmente de un motor de automóvil. El sistema de escape debe funcionar correctamente para que un vehículo funcione de manera confiable y segura. Los sistemas de escape modernos normalmente limpian los gases antes de liberarlos al medio ambiente. A veces, modificar el sistema ayuda a que los gases fluyan más suavemente y mejore el rendimiento y la eficiencia.

La válvula EGR recircula los vapores para ayudar a evitar que se libere un exceso de contaminantes en un automóvil.

Cuando el motor de un automóvil funciona, quema gas para obtener energía en un proceso llamado combustión. Cuando se produce la combustión dentro del motor, se desprenden gases nocivos como subproductos.

Estos gases a menudo salen del motor con sustancias peligrosas que no pueden liberarse inalteradas al aire circundante. Por esta razón, los gases deben viajar a través de un sistema de escape que primero elimine la mayoría de las sustancias peligrosas. El sistema también silencia gran parte del ruido del motor en marcha.

Los sistemas de escape incluyen tubos de escape, de los cuales sale el escape de un automóvil.

Los componentes principales de un sistema de escape incluyen el colector de escape , los tubos, el convertidor catalítico , el silenciador y el tubo de escape. Estos componentes trabajan juntos para recolectar y transportar los gases de escape. Si algo sale mal con el sistema, es posible que los gases no fluyan correctamente.

Esto puede causar problemas con el rendimiento de un motor si los gases quedan atrapados y no pueden moverse a través del sistema. Los gases que se escapan antes de que se eliminen las sustancias peligrosas pueden crear un posible peligro para la seguridad, especialmente si entran en el compartimento de pasajeros del vehículo.

El colector de escape es la primera parte de un sistema de escape por el que viajan los gases. El colector de escape recoge los gases de los diferentes cilindros del motor en un solo lugar y los combina en un solo tubo antes de que sigan su marcha. Los gases continúan moviéndose a través de las tuberías hacia la parte trasera del vehículo, empujados continuamente a medida que ingresan más al sistema.

Los gases peligrosos se limpian en el convertidor catalítico al pasar por el escape. El convertidor catalítico elimina las sustancias nocivas de los gases, lo que convierte el gas restante en una mezcla relativamente inofensiva que no daña a las personas ni al medio ambiente.

La siguiente parada es el silenciador, que silencia gran parte del ruido del motor en marcha utilizando materiales insonorizantes. Finalmente, el escape sale del sistema a través del tubo de escape.

Hay modificaciones que se pueden hacer al escape existente de un automóvil que pueden dar un ligero impulso al rendimiento del motor. Esto se logra reduciendo la fricción y la resistencia en el sistema, lo que ayuda a que el escape se desplace más rápida y fácilmente.

Esto permite que el motor funcione a su máximo potencial. Estas modificaciones pueden incluir suavizar el interior de las tuberías y reemplazar piezas del sistema con piezas de recambio diseñadas especialmente.

El sistema de escape de un automóvil o camión incluye el silenciador, el colector, varias tuberías, bridas y el convertidor catalítico para expulsar los gases del vehículo.