Un descorazonador de fresas es una herramienta de cocina diseñada para quitar fácilmente el tallo, las hojas y el corazón de una fresa para usar en recetas. Un descorazonador de fresa también se puede denominar o intercambiar comúnmente con un descorazonador de tomate. Un descorazonador de tomates o fresas consiste en un mango con una pequeña cuchara dentada al final.

Un descorazonador de fresa ayuda a quitar el tallo, las hojas y el corazón de una fresa.

Muchas recetas, especialmente aquellas para un aderezo de salsa de fresa, requieren fresas enteras sin corazón. Aunque un descorazonador de fresas es una herramienta útil para descorazonar fresas y tomates, también puede utilizar un descorazonador de fresas para otros trabajos de cocina. Un descorazonador de fresas puede servir como una herramienta multiusos al preparar platos que contienen varios tipos diferentes de frutas. Por ejemplo, un descorazonador de fresas no solo descorazona fresas para ensalada de frutas , sino que también se puede usar como cuchara de melón para la misma receta.

Un descorazonador de fresas es útil para preparar una ensalada de frutas.

Al comprar un descorazonador de fresas, no hay mucho que considerar más allá del alcance práctico de las cosas. La mayoría de los sacatestigos de fresa están hechos de acero inoxidable, pero algunos son de plástico. El acero inoxidable dura más, pero es una cuestión de elección personal. Es posible que desee asegurarse de que el mango sea ergonómico y cómodo de sostener si planea descorazonar una gran cantidad de fresas o tomates con frecuencia. Al igual que con cualquier herramienta de cocina, los diseños de una pieza son mejores que las herramientas con mangos separados que pueden separarse de la herramienta con el tiempo.

Preste siempre atención a las especificaciones de limpieza de todos sus utensilios de cocina. No todos los utensilios de cocina son aptos para lavavajillas. Además, asegúrese de limpiar a fondo la cuchara de su descorazonador de fresas para eliminar todos los residuos a lo largo del borde dentado y evitar la propagación de bacterias a otros alimentos. La mayoría de los sacatestigos, incluidos los sacatestigos de fresa, cuestan menos de 10 dólares estadounidenses (USD). También hay descorazonadores para manzanas, calabacines y peras.