Un teléfono celular desechable es un teléfono celular barato destinado a un uso temporal, con un servicio prepago para que el usuario no necesite mantener un contrato. Si bien muchos consumidores asocian estos teléfonos con actividades nefastas en programas de televisión sobre crímenes, también tienen varios usos completamente legítimos. Muchos proveedores de telefonía celular ofrecen un servicio prepago, y también es posible pasar por un operador que ofrezca dichos servicios exclusivamente.

Los teléfonos móviles de desecho son modelos económicos porque están destinados a un uso temporal.

El celular desechable puede ser un modelo muy simple con características reducidas, aunque también es posible comprar teléfonos inteligentes y otros teléfonos más avanzados con más opciones. Antes de que el propietario pueda usar el teléfono, debe pagar una cantidad determinada de servicio y obtener una asignación de número de teléfono. Puede conservar el número pagando más servicios o dejar que caduque cuando ya no lo necesite. También es posible transferir tarjetas de memoria entre teléfonos, lo que permite a los usuarios cambiar teléfonos celulares desechables según sea necesario.

Los teléfonos celulares desechables pueden ser una buena opción para las personas que necesitan un uso temporal de un teléfono celular mientras viajan.

Los consumidores a veces necesitan temporalmente un teléfono celular mientras viajan y pueden encontrar un teléfono celular desechable adecuado para sus necesidades. No quieren comprometerse con un contrato por un dispositivo que realmente no necesitan y pueden comprar solo los minutos suficientes para sus propósitos. Los teléfonos celulares prepagos a veces pueden ser más baratos para los consumidores que usan sus teléfonos de manera irregular y también pueden ser populares entre las personas que tienen ingresos irregulares y es posible que no puedan pagar el servicio mensual.

Los teléfonos móviles desechables se pueden programar rápidamente con un número diferente.

El teléfono desechable se puede programar rápida y fácilmente para cambiar el número, agregar minutos y realizar otras tareas. Algunos pueden tener capacidades de mensajería de imagen y video junto con llamadas y mensajes de texto básicos. Cuando el usuario termina con el teléfono celular desechable, el número vuelve a un grupo de números para reasignarlo a nuevos clientes.

Algunos teléfonos celulares desechables pueden tener capacidades básicas para enviar mensajes de texto.

Los teléfonos móviles desechables suelen aparecer en las historias sobre actividades delictivas debido a su flexibilidad. Es posible comprar numerosos teléfonos y programarlos para distribuirlos a los miembros de una red criminal que pueden desechar sus teléfonos cuando ya no sean útiles o para evitar su rastreo. Algunas naciones han expresado su preocupación sobre la posibilidad de usar tales teléfonos para organizar el terrorismo u otras actividades delictivas, y han considerado regulaciones más estrictas sobre su uso y venta para limitarlos a propietarios legítimos.

Los teléfonos celulares desechables generalmente no vienen con funciones adicionales, como una cámara.

Puede ser útil para los consumidores saber que, en algunas regiones, todos los teléfonos pueden llamar a los servicios de emergencia, incluso si no quedan minutos o si un contrato ha expirado. Un teléfono celular viejo puede potencialmente acceder a una línea directa de emergencia siempre que tenga baterías, por acuerdo común entre los proveedores de telefonía celular y las agencias gubernamentales. Para los consumidores que desean tener un teléfono celular desechable en caso de emergencia, esto significa que el teléfono aún puede funcionar incluso si se olvidan de recargar los minutos. Los consumidores deben verificar las políticas regionales antes de asumir que un teléfono celular viejo funcionará en una emergencia.

Los teléfonos móviles desechables son ideales para las personas mayores que no necesitan todas las funciones que desean los más jóvenes.