Un telégrafo es una máquina que se utiliza para transmitir mensajes en forma de impulsos eléctricos, que se pueden convertir en datos. Un mensaje enviado de esta manera se llama telegrama o cablegrama, mientras que alguien que opera una máquina se conoce como telegrafista. La telegrafía fue un modo de comunicación importante desde mediados del siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX, antes de ser finalmente suplantado por inventos como el teléfono e Internet.

Una de las primeras máquinas de telégrafo.

La primera versión del telégrafo se desarrolló a fines del siglo XVIII, principalmente como un ejercicio de pensamiento. Este primer borrador solo existía en papel, pero sentó las bases para varias encarnaciones del dispositivo que apareció a principios del siglo XIX. Con el desarrollo del electroimán, Samuel Morse y Alfred Vail pudieron desarrollar y patentar un sistema eléctrico confiable en 1837.

Una tabla de código Morse, el lenguaje de puntos y guiones utilizado por los telegrafistas.

A Morse a menudo se le atribuye ser el inventor del telégrafo, pero este no es el caso. Muchos otros inventores habían patentado varias versiones de la máquina antes de Morse, y la historia sugiere fuertemente que Alfred Vail fue el cerebro científico de la operación. Morse popularizó el dispositivo, sin embargo, y desarrolló un alfabeto funcional y fácil de aprender que podría transmitirse usándolo.

Las comunicaciones modernas como el teléfono y la Internet han hecho que los telégrafos sean obsoletos.

Originalmente, las máquinas tenían que estar conectadas a través de una serie de cables para intercambiar mensajes. El operador tecleaba un mensaje en el alfabeto Morse, y la máquina receptora del otro lado registraba el mensaje en forma de clics hechos por una barra que golpeaba a otra. Al escuchar el patrón de clics, el operador de recepción podía escuchar el mensaje y transcribirlo antes de pasarlo al destinatario.

A fines del siglo XIX, comenzó a surgir la telegrafía inalámbrica y los mensajes se transmitían por ondas de radio. Esto marcó un cambio drástico en el sistema, permitiendo a las personas transmitir mensajes rápidamente en áreas sin cables y habilitando cosas como la comunicación de barco a barco. La telegrafía inalámbrica, o radiotelegrafía, también sentó las bases para los métodos de comunicación posteriores.

El telégrafo está en gran parte obsoleto ahora. Una empresa famosa, Western Union, envió su último telegrama en 2006, y muchas otras empresas han dejado de ofrecer servicios de telegramas porque la demanda de los consumidores ha caído radicalmente. Los telegramas generalmente se consideran curiosidades interesantes, al igual que el lenguaje peculiar que se usa en ellos. Debido a que la transmisión de la señal es laboriosa, los operadores desarrollaron su propia taquigrafía para hacer que la transmisión sea más rápida.

Los telegramas generalmente se consideran curiosidades interesantes, al igual que el lenguaje peculiar que se usa en ellos.