Un termómetro de carne de lectura instantánea es un dispositivo que se utiliza para determinar la temperatura interna de un trozo de carne durante la cocción. Esto se usa típicamente para asegurar que la carne se cocine a un cierto nivel de cocción, ya sea por preferencia o por razones de seguridad. Los diferentes tipos de carne a menudo se cocinan a diferentes temperaturas internas para garantizar que cualquier bacteria potencial dentro del alimento haya sido destruida y que sea segura para comer. Las pautas y los requisitos legales para las temperaturas necesarias de la carne varían según el país y deben ser considerados por los cocineros profesionales y caseros por igual.

Los termómetros analógicos de lectura instantánea son fáciles de usar.

Los chefs profesionales suelen utilizar un termómetro de carne de lectura instantánea porque es un pequeño dispositivo de mano que no ocupa mucho espacio y permite al usuario tomar lecturas rápidamente durante la cocción. Estos dispositivos pueden ser analógicos o digitales y normalmente adoptan una de varias formas básicas diferentes. Un termómetro digital para carne de lectura instantánea a menudo consta de un mango y una sonda larga que se puede plegar para descansar junto al mango para un fácil almacenamiento. Por lo general, la sonda es lo suficientemente larga para penetrar en los alimentos y mantener las manos del usuario limpias y a salvo del calor, mientras que el mango tendrá una lectura digital que le permite al usuario ver fácilmente la temperatura mostrada.

Los chefs profesionales confían en los termómetros de carne de lectura instantánea, ya que gran parte de su trabajo depende de conocer la temperatura de la carne que están cocinando.

Otro tipo común de termómetro para carne de lectura instantánea se parece más a una aguja larga y gruesa con una tapa circular en la parte superior. La aguja larga es la sonda en sí y la tapa es la pantalla. Este tipo de termómetro permite al usuario probar fácilmente la carne y ver los resultados en la parte superior. Tradicionalmente, los termómetros de carne analógicos se han fabricado con este diseño, aunque algunos modelos digitales más nuevos también se han diseñado de esta manera.

La mejor manera de que una persona use un termómetro para carne de lectura instantánea es esperar hasta que la carne parezca estar al nivel correcto de cocción. Luego, el usuario debe insertar la sonda en la parte más gruesa de la carne, ya que esta será generalmente la última área en estar completamente cocida y dará una mejor idea de que la carne está completamente cocida. El usuario debe tener cuidado para asegurarse de que la sonda no toque un hueso dentro de la carne, ya que los huesos pueden calentarse a una temperatura más alta que la carne circundante y pueden dar una lectura falsa. La sonda tampoco debe empujarse a través de la carne hasta el área de cocción; la punta de la sonda debe permanecer en el medio de la carne.