Un termómetro exterior es un instrumento científico que lee la temperatura del aire exterior. Hay tres tipos principales de termómetros para exteriores: el termómetro de bulbo, el termómetro de tira bimetálica y el termómetro digital. Cada tipo funciona de una manera ligeramente diferente, pero todos funcionan para permitir que las personas lean la temperatura exterior.

Un termómetro de bulbo se usa comúnmente en el exterior.

Un termómetro de bulbo para exteriores es el tipo más básico. Por lo general, está hecho de vidrio y lleno de mercurio. A medida que aumenta la temperatura, el mercurio cambia de volumen. Como resultado, el mercurio sube por el tubo de vidrio. Como alternativa, si la temperatura baja, el mercurio ocupa menos espacio en el tubo de vidrio y baja.

Un termómetro digital está en el tipo de termómetro exterior.

Aunque un termómetro para exteriores lleno de mercurio es una forma precisa de saber la temperatura, puede ser problemático. El mercurio es una sustancia tóxica. Si el termómetro se rompe y el mercurio se escapa del tubo de vidrio, debe limpiarse adecuadamente para evitar problemas médicos graves.

El termómetro exterior de tira bimetálica parece un dial. Está hecho de una bobina en forma de resorte. La bobina se compone de dos tipos de piezas de metal que se unen para medir la temperatura exterior. Funciona cuando las dos piezas de metal se expanden o contraen a diferentes velocidades. Por ejemplo, si una pieza de metal retiene el calor, la bobina se verá obligada a expandirse y la manecilla del dial se deslizará hacia arriba. Si la temperatura desciende, el metal se enfriará más rápido, contraerá la bobina y moverá la manecilla del dial hacia abajo.

El termómetro de exterior digital o electrónico es el más moderno y también se considera el más preciso. Dentro del termómetro hay un termorresistor que altera su resistencia según la temperatura. A continuación, un sensor en la microcomputadora lee la temperatura y la muestra digitalmente.

Hay innumerables opciones de estilo para todo tipo de termómetros de exterior. Pueden ser discretos o bastante grandes, como los de fuera de los bancos. Se pueden colgar lejos de la casa, aspirar a una ventana o colocar estacas en un jardín. Si bien los termómetros digitales para exteriores pueden requerir un nuevo juego de baterías de vez en cuando o una fuente de energía separada, un termómetro de bombilla o de dial no lo hará. Además, algunos se iluminan por la noche, lo que facilita la lectura de la temperatura cuando está oscuro afuera. Algunos modelos tienen solo un sensor, pero los modelos más caros tienen múltiples sensores que se pueden colocar en varias áreas de la propiedad y brindan las lecturas más precisas.

Independientemente del tipo de termómetro exterior, la ubicación es uno de los factores más importantes para una lectura precisa. Debe estar en un área sombreada con mucho flujo de aire. Además, debe colocarse al menos a cinco pies (1,52 m) sobre el suelo natural, como hierba o tierra, no sobre el asfalto. De hecho, debe ubicarse a no menos de 100 pies (30,5 m) de una calle o de concreto. Colocarlo cerca de sistemas de rociadores o edificios altos también puede causar una lectura inexacta.

Los meteorólogos utilizan termómetros exteriores para determinar las condiciones meteorológicas en tiempo real.