Trasplante de Retina: Significado, Funcionamiento y Especialistas.

Anuncios

Un tejido sensible a la luz ubicado en la superficie interna del ojo, la retina es crucial para una visión central aguda. Varios trastornos, algunos degenerativos, pueden afectar las retinas. En los casos en que la agudeza visual se ha visto gravemente dañada y no se dispone de otras intervenciones terapéuticas, se puede intentar un trasplante de retina en un esfuerzo por mejorar la visión.

La retina es un revestimiento de tejido ubicado en la parte posterior del ojo, que es sensible a la luz.

Para lograr la percepción visual, las imágenes que ven las lentes de los ojos se enfocan en las retinas, que luego convierten las imágenes en impulsos eléctricos y los transmiten al cerebro a través del nervio óptico . El tejido sano de la retina suele ser rojo debido a la abundancia de vasos sanguíneos que le suministran nutrientes. Un oftalmólogo puede examinar fácilmente la retina durante una prueba ocular de rutina. Los cambios en el color del tejido retiniano pueden ser indicativos de enfermedad. Varias enfermedades pueden dañar la retina, incluida la retinosis pigmentaria y la degeneración macular.

Anuncios

Varias enfermedades pueden dañar la retina, incluida la degeneración macular.

El trasplante de tejido de la retina es un procedimiento experimental, que se utiliza solo cuando se han agotado todas las demás opciones de tratamiento y en los casos en que existe un daño tisular extenso y una pérdida total de la visión. Existen dos tipos de opciones de trasplante, trasplantes de retina completa y de células madre. Los trasplantes de células madre no han tenido éxito, ya que las células parecen fallar en diferenciarse en células retinianas, un proceso necesario para la mejora visual. Los ensayos clínicos que involucran el trasplante de una pequeña porción de tejido retiniano completo han demostrado ser moderadamente exitosos, con un gran porcentaje de pacientes que experimentan un grado de mejora de la agudeza visual. Se cree que las células trasplantadas pueden eventualmente reemplazar las células dañadas del paciente.

Los cambios en el color del tejido retiniano pueden ser indicativos de enfermedad.

Existe una serie de preocupaciones con respecto a los trasplantes de retina, ya que el tejido utilizado en los ensayos clínicos generalmente proviene de fetos abortados. La aprobación para replicar la técnica a mayor escala utilizando tejido fetal puede plantear un problema ético. Los estudios médicos indican que las retinas trasplantadas pueden liberar factores de crecimiento en los ojos del receptor y esto puede ayudar a que sus propias células retinianas se recuperen del daño. Por tanto, no está claro si los trasplantes de tejido de retina completo son necesarios para la mejora visual. Las mejoras en la agudeza visual generalmente se revierten uno o dos años después del trasplante de retina, aunque en casos aislados han durado hasta seis años después del tratamiento.

Anuncios

Fumar aumenta el riesgo de degeneración macular, que causa cicatrices en la retina.

No parece que se requieran medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de retina y, según estudios médicos, no ha habido casos de rechazo de tejido trasplantado. El procedimiento es experimental. Se necesita más investigación para determinar el método de trasplante de retina que es más seguro y que ofrece la mejor mejora sostenible de la agudeza visual.

Los trasplantes de retina son procedimientos experimentales y, por lo general, las mejoras solo duran de uno a dos años.

 

Anuncios

Un tejido sensible a la luz ubicado en la superficie interna del ojo, la retina es crucial para una visión central aguda. Varios trastornos, algunos degenerativos, pueden afectar las retinas. En los casos en que la agudeza visual se ha visto gravemente dañada y no se dispone de otras intervenciones terapéuticas, se puede intentar un trasplante de retina en un esfuerzo por mejorar la visión.

La retina es un revestimiento de tejido ubicado en la parte posterior del ojo, que es sensible a la luz.

Para lograr la percepción visual, las imágenes que ven las lentes de los ojos se enfocan en las retinas, que luego convierten las imágenes en impulsos eléctricos y los transmiten al cerebro a través del nervio óptico . El tejido sano de la retina suele ser rojo debido a la abundancia de vasos sanguíneos que le suministran nutrientes. Un oftalmólogo puede examinar fácilmente la retina durante una prueba ocular de rutina. Los cambios en el color del tejido retiniano pueden ser indicativos de enfermedad. Varias enfermedades pueden dañar la retina, incluida la retinosis pigmentaria y la degeneración macular.

Anuncios

Varias enfermedades pueden dañar la retina, incluida la degeneración macular.

El trasplante de tejido de la retina es un procedimiento experimental, que se utiliza solo cuando se han agotado todas las demás opciones de tratamiento y en los casos en que existe un daño tisular extenso y una pérdida total de la visión. Existen dos tipos de opciones de trasplante, trasplantes de retina completa y de células madre. Los trasplantes de células madre no han tenido éxito, ya que las células parecen fallar en diferenciarse en células retinianas, un proceso necesario para la mejora visual. Los ensayos clínicos que involucran el trasplante de una pequeña porción de tejido retiniano completo han demostrado ser moderadamente exitosos, con un gran porcentaje de pacientes que experimentan un grado de mejora de la agudeza visual. Se cree que las células trasplantadas pueden eventualmente reemplazar las células dañadas del paciente.

Los cambios en el color del tejido retiniano pueden ser indicativos de enfermedad.

Existe una serie de preocupaciones con respecto a los trasplantes de retina, ya que el tejido utilizado en los ensayos clínicos generalmente proviene de fetos abortados. La aprobación para replicar la técnica a mayor escala utilizando tejido fetal puede plantear un problema ético. Los estudios médicos indican que las retinas trasplantadas pueden liberar factores de crecimiento en los ojos del receptor y esto puede ayudar a que sus propias células retinianas se recuperen del daño. Por tanto, no está claro si los trasplantes de tejido de retina completo son necesarios para la mejora visual. Las mejoras en la agudeza visual generalmente se revierten uno o dos años después del trasplante de retina, aunque en casos aislados han durado hasta seis años después del tratamiento.

Anuncios

Fumar aumenta el riesgo de degeneración macular, que causa cicatrices en la retina.

No parece que se requieran medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de retina y, según estudios médicos, no ha habido casos de rechazo de tejido trasplantado. El procedimiento es experimental. Se necesita más investigación para determinar el método de trasplante de retina que es más seguro y que ofrece la mejor mejora sostenible de la agudeza visual.

Los trasplantes de retina son procedimientos experimentales y, por lo general, las mejoras solo duran de uno a dos años.

 

Mira estos Artículos

Subir