Un vaporizador de convección es una olla de cocción de alimentos que usa un ventilador para empujar el vapor caliente y el aire alrededor de los alimentos para cocinarlos más rápido que los métodos tradicionales de cocción al vapor. Un vaporizador de convección es ideal para cocinar por lotes y cocinar verduras. El vapor no está presurizado en un vaporizador de convección, por lo que la cocción se puede interrumpir sin daños. Los vaporizadores por convección son relativamente fáciles de limpiar.

Cocinero

Cuando utilice un vaporizador de convección, la comida se cocinará mejor cuando haya espacio entre cada artículo. Esto permite que el vapor circule de manera uniforme por todas las superficies de los alimentos. También es aconsejable utilizar cacerolas poco profundas para asegurar resultados de cocción uniformes. Para los alimentos en los que no es necesario guardar el líquido, como las verduras, las bandejas perforadas funcionan mejor, porque los orificios adicionales proporcionan más puntos de contacto para que el vapor cocine los alimentos.

Un vaporizador de convección tiene muchas ventajas sobre otros tipos de métodos de cocción, y una de las razones más populares por las que las personas eligen este método es porque es más saludable y rápido. Cuando los alimentos se cocinan en una vaporera de este tipo, retienen todo el color y sabor de cada artículo y no se mezclan con los demás alimentos del recipiente. No solo se puede completar el tiempo de preparación y cocción de los alimentos más cerca del momento de servirlos, sino que los alimentos se pueden servir directamente de la fuente para servir, lo que ahorra tiempo al lavar los platos. Esto también evita dañar la apariencia de los alimentos. Debido a que el vapor no está presurizado, el proceso de cocción se puede interrumpir sin problemas.

Al comprar un vaporizador de convección, uno debe investigar el equipo que desea antes de dirigirse a la tienda. Las características a considerar incluyen el número de compartimentos, la capacidad del recipiente y la fuente de alimentación. El vaporizador comprado debe ser lo suficientemente grande como para satisfacer las necesidades del comprador, contener suficientes cacerolas para cocinar la cantidad de comida requerida (es conveniente poder cocinar al vapor todo a la vez) y la fuente de energía debe explicar cómo se hizo el vapor. Los vapores de convección eléctricos y de gas utilizan elementos térmicos o quemadores para generar vapor.

Un vaporizador de convección debe limpiarse después de cada uso. Este proceso comienza con la eliminación de todas las bandejas, rejillas y filtros de alimentos. Las rejillas y sartenes se deben lavar con agua caliente, detergente y un buen cepillo para fregar. Todas las piezas deben enjuagarse y secarse completamente antes de volver a colocarlas en la vaporera. El drenaje de cada compartimiento debe enjuagarse con solución descalcificadora mensualmente para mantener el vaporizador de convección higiénico y funcionando bien.