Significado y características de la amputación transfemoral

Una amputación transfemoral es una amputación de una extremidad inferior que se realiza cortando el fémur, el hueso grande de la parte superior de la pierna. También se conoce como amputación por encima de la rodilla, y la altura precisa de la amputación varía, según el caso. Cuando se prepara para una amputación transfemoral, el médico se toma un tiempo para planificar con anticipación, seleccionando la posición óptima para la capacidad futura del paciente para equilibrar y usar una prótesis sin comprometer la calidad de la atención médica. Es un desafío adaptarse a esta amputación, ya que la pérdida de la articulación de la rodilla dificulta aprender a caminar nuevamente y la experiencia puede ser emocionalmente traumática.

Los niveles de dolor suelen ser bastante elevados después de una amputación transfemoral.

Se recomienda la amputación cuando otros enfoques de tratamiento para una afección que afecta la pierna no han tenido éxito. Algunas posibles razones para necesitar una amputación incluyen traumatismos graves , infecciones y enfermedades vasculares. Si está indicada una amputación transfemoral, generalmente se realizará una reunión con el paciente primero, si es posible, para hablar sobre el procedimiento y brindarle al paciente alguna información sobre la recuperación. En la sala de operaciones, la amputación se traza cuidadosamente, con el cirujano dibujando y cortando colgajos de piel para cubrir el muñón antes de seccionar cuidadosamente las estructuras de la pierna. Se cierra el sitio quirúrgico y se traslada al paciente a recuperación.

Anuncios

Se recomienda la amputación cuando otros enfoques de tratamiento para una afección que afecta la pierna no han tenido éxito.

Los niveles de dolor suelen ser muy altos después de una amputación transfemoral. Los pacientes también pueden experimentar un fenómeno conocido como dolor del miembro fantasma, en el que los nervios envían señales desde el miembro como si todavía estuviera allí. La recuperación implica cambiar regularmente los vendajes e inspeccionar el sitio, con el paciente inicialmente usando sillas de ruedas y muletas para moverse. Cuando el sitio cicatriza, puede comenzar la colocación de una prótesis y se le puede enseñar al paciente a caminar nuevamente.

Muchas personas aprenden a caminar con una prótesis después de una amputación transfemoral.

Anuncios

Los estudios en personas con amputaciones transfemorales han demostrado que invierten más energía en caminar que las personas con amputaciones por debajo de la rodilla y las personas con ambas piernas intactas. Durante la recuperación, esto puede provocar una rápida aparición de la fatiga a medida que el paciente aprende a caminar y ajusta los hábitos para adaptarse a la pérdida de la extremidad. En el caso de personas con doble amputación, el período de recuperación puede prolongarse mientras el paciente desarrolle adaptaciones y nuevas habilidades para la vida.

Una amputación transfemoral puede ocurrir como resultado de un accidente automovilístico.

Históricamente, los médicos han considerado que la amputación es un fracaso del tratamiento. Los amputados y algunos miembros de la comunidad médica han rechazado esta actitud, lo que sugiere que puede ser perjudicial para la salud mental de los pacientes, así como de los médicos. Estas personas argumentan que la amputación transfemoral no es un fracaso del tratamiento, sino una opción de tratamiento muy legítima y apropiada para algunos tipos de afecciones médicas. La extirpación de una extremidad enferma puede ayudar a los pacientes a disfrutar de una vida larga y saludable sin dolor ni complicaciones.

Anuncios

El uso de muletas puede ayudar con la movilidad después de una amputación transfemoral.

 

Mira estos Artículos

Subir