Una aplicación de teléfono celular, a veces llamada aplicación móvil, es cualquier aplicación de teléfono celular , particularmente aquellas que los usuarios de teléfonos compran e instalan directamente. Se trata de complementos para teléfonos inteligentes que realizan funciones distintas de realizar una llamada telefónica, que van desde juegos hasta monitoreo médico. El término “aplicación” se puede usar para referirse a cualquier aplicación para cualquier dispositivo, pero cuando se usa solo, comúnmente se refiere a software descargado en teléfonos celulares.

Las aplicaciones móviles permiten a los usuarios de teléfonos inteligentes hacer cosas como comprar, descargar medios, navegar por las redes sociales y mucho más.

Usos

Las primeras aplicaciones para teléfonos móviles a menudo integraban funciones similares a las de una computadora, como el correo electrónico y un navegador web, en un teléfono. Si bien estos siguen siendo comunes, el software independiente, incluidos juegos, calculadoras e incluso libros, se ha vuelto ampliamente disponible y muy popular. Las aplicaciones móviles también pueden hacer uso de otras funciones de un teléfono, como GPS., micrófono o sensores de movimiento, para realizar una nueva función; Los mapas y los servicios de dirección pueden incorporar la herramienta GPS, por ejemplo, o incluso vincularse a la lista de tareas pendientes del teléfono para recordarles a los usuarios cuando están cerca de una ubicación que necesitan visitar. Pueden conectarse a otros dispositivos, como monitores de calorías y automóviles, para integrar esas capacidades también. Debido a la portabilidad del teléfono, algunas tareas se pueden completar más rápido y mejor que en una computadora, a pesar de la potencia reducida del teléfono.

El dispositivo utiliza las aplicaciones para teléfonos móviles para realizar otras funciones, como obtener direcciones y ver resultados deportivos.

La mayoría de las aplicaciones funcionan solas, pero algunas cooperan con herramientas de otros medios. Por ejemplo, un sitio web puede tener una variedad de aplicaciones para dispositivos móviles , lo que permite la comunicación entre el teléfono y el sitio web en sí, lo que permite al usuario sincronizar datos a través de Internet. Algunas aplicaciones se pueden usar para controlar grabadoras de video digitales para configurar programas para grabar o reproducir, mientras que otras se conectan a sistemas de cable o satélite y permiten reproducir contenido de televisión premium a través del teléfono.

Una aplicación de teléfono celular general puede incluir acceso al correo electrónico.

Compra de aplicaciones

En la mayoría de los casos, las aplicaciones deben comprarse y descargarse a través de un minorista asociado con el sistema operativo (SO) del teléfono que se utiliza. Incluso los teléfonos vendidos por el mismo proveedor de servicios celulares pueden funcionar en diferentes sistemas operativos, por lo que las aplicaciones generalmente están disponibles solo a través de una tienda administrada por la empresa que fabrica el software del sistema operativo. A menudo, la forma más fácil de obtener nuevas aplicaciones es acceder a la tienda desde el propio teléfono, elegir el software, pagarlo y descargarlo directamente al teléfono. También es posible descargar algunos programas a una computadora y luego cargarlos al teléfono por separado. Incluso hay algunas aplicaciones que pagan y pueden ayudarte a ganar algo de dinero extra.

La mayoría de los teléfonos inteligentes admiten aplicaciones que permiten a los usuarios interactuar entre sí a través de juegos o mensajes.

El precio del software del teléfono generalmente lo determina la persona o la empresa que lo creó, no el minorista, aunque es posible que existan estándares de precios. Por lo general, estas aplicaciones cuestan significativamente menos que el software de computadora y muchas están disponibles de forma gratuita, a menudo con publicidad integrada. Sin embargo, algunas aplicaciones requieren una suscripción paga, lo que puede aumentar el costo con el tiempo.

While most apps can only be installed on one type of device, some purchases will work on multiple phones. If a user owns multiple compatible phones, for example, it is sometimes possible to install the software on all devices while only paying once. The details of the purchase are usually available either through the retailer or the designer.

Installation and Recovery

To install a cell phone app, a user will typically either drag and drop an icon to the phone or click a button to agree to the installation. Uninstalling one is also straightforward, and typically involves deleting or dragging the icon away from the phone. When a user uninstalls a cell phone app, he or she may also lose all the data relating to it because, in many cases, it is not stored separately. The number of applications that can be installed on a single phone depends on the phone’s memory.

When an app is lost, either because the the phone is missing or its memory has been wiped, it is sometimes possible to recover the program. If the data on the phone is backed up regularly, there should be a copy save; not all users remember to back up their systems, however. Some retailers track purchases and allow users to download ones they have purchased as many times as they need. If a phone user has lost an app, it may help to contact the company and ask if there is any way to restore it.

Problems

While designers try to solve any potential user problems before they release their apps, people often discover both minor and major issues with software. Comments on the store page may reveal any number of issues, from the program shutting down unexpectedly to data being lost. Because of the limited size of most apps, developers are usually able to fix these problems quickly and provide updates free of charge to people who have purchased the software. New features and improvements are also regularly available for most applications.

Design and Programming

Designing applications for mobile devices often requires diverse skills, ranging from graphic design to computer programming. While it is possible to work alone, most are created by teams of people working together on specific programs or a series of related ones. There are a number of companies that have become quite successful designing and selling popular apps.

Some schools offer courses in cell phone app design, which may focus on programming languages and user interfaces, but many designers are self-taught. Online resources offer information for beginners to start creating software. Communities of programmers often offer help with specific problems, and sample code is widely available. Common programming languages include Java® and Objective-C, but the language used depends on the operating system.

The potential sales of a cell phone app often justify the cost of hiring a designer, and the convenience to end users may promote a valuable product even when the program itself is free. As such, app development can be a lucrative opportunity for programmers and businesses.

Some apps are developed specifically for certain professions or by businesses for employee use.