Significado | Concepto | Definición:

Una bola de ancla es una pieza de equipo de navegación que se utiliza para facilitar que los navegantes recuperen un ancla. Muchas tiendas que venden suministros para botes almacenan bolas de anclaje de varios tamaños para diferentes aplicaciones, y la gente también puede pedirlas directamente a los fabricantes. Se requiere algo de práctica para aprender a usar este equipo correctamente, ya que existe la posibilidad de ensuciar la línea de anclaje en el proceso de instalación de la bola de anclaje.

Hombre con las manos en las caderas

Como sugiere el nombre, una bola de ancla tiene forma de bola, con un anillo insertado. La pelota está diseñada para flotar. Las personas pueden colocar el anillo directamente alrededor de la línea de anclaje o usar un tramo corto de línea para sujetar una bola a la línea de anclaje, según sus preferencias personales.

El barco se mueve lentamente hacia adelante, permitiendo que la bola del ancla se deslice por la línea del ancla hasta que llegue al ancla. Flota en la superficie, quitando el peso del ancla de la línea y permitiendo que el navegante arrastre la línea rápida y fácilmente.

En barcos con manivelas y molinetes, no es necesaria una bola de ancla, ya que el barco tiene el equipo para arrastrar la línea. Muchos barcos carecen de espacio para el equipo para izar el ancla, y puede ser difícil para un solo operador manejar el ancla, especialmente con prisa.

Para las embarcaciones pequeñas, este sencillo dispositivo puede ahorrar tiempo y energía a los navegantes, además de permitirles zarpar mucho más rápidamente. Esto puede resultar útil en situaciones de emergencia.

Las bolas de ancla suelen tener colores muy brillantes para que sean fáciles de detectar. Esto ayuda al navegante a identificar la pelota, además de advertir a otras personas que navegan en el área que un bote está en proceso de izar su ancla y puede haber una línea o cadena de ancla justo debajo del agua entre la pelota y el bote.

Se espera que los navegantes tomen precauciones de seguridad para evitar poner en peligro a otros navegantes, y asegurarse de que la gente sepa lo que está haciendo un bote puede ser importante.

Un riesgo con el uso de una bola de ancla es la preocupación de enredar la línea del ancla en las hélices del barco mientras se navega.

Algunas personas abordan este problema atando la línea del ancla en la parte trasera del barco para que no pueda viajar por debajo mientras la bola se desliza por la línea. Los navegantes también son cuidadosos al maniobrar mientras recuperan el ancla para evitar ensuciar la línea.