Una bombilla halógena es un tipo de bombilla incandescente, introducida en 1958. La bombilla halógena es capaz de arder mucho más intensamente que las bombillas convencionales, y es una opción popular para faros y otras aplicaciones para las que se necesita una luz muy brillante. Además de quemar más intensamente, las bombillas halógenas también son más eficientes y tienen una vida útil más larga que las bombillas convencionales.

Las bombillas halógenas vienen en más estilos y tamaños.

La bombilla halógena utiliza un diseño muy similar al de las bombillas convencionales, consistente en un filamento de tungsteno encerrado en otro material. Sin embargo, la bombilla halógena utiliza cuarzo en lugar de vidrio, lo que permite que la bombilla sea mucho más pequeña porque el cuarzo puede soportar temperaturas más altas que el vidrio y, por lo tanto, puede colocarse mucho más cerca del filamento. Además, las bombillas halógenas utilizan gases halógenos, en lugar de argón o nitrógeno , dos gases que se utilizan habitualmente en las bombillas convencionales.

Las bombillas halógenas usan cuarzo en lugar de vidrio, porque el cuarzo puede soportar temperaturas más altas.

Una bombilla funciona aplicando electricidad al filamento de tungsteno , que se calienta y apaga la luz. Sin embargo, a medida que el filamento se calienta, también comienza a descomponer el tungsteno, que comienza a acumularse dentro de la bombilla, a menudo dejando depósitos oscuros. Al final, el filamento se romperá en un punto débil, provocando que la bombilla se queme.

El diseño de la bombilla halógena tiene una propiedad muy interesante: el gas halógeno puede combinarse con el vapor de tungsteno y volver a depositarlo en el filamento de la bombilla, reciclando así la energía y haciendo que la bombilla dure más. El calor que emiten las bombillas halógenas se utiliza en la reacción química entre el tungsteno y los gases halógenos, y esto aumenta enormemente la eficiencia de la bombilla. La bombilla halógena puede soportar más calor que una bombilla convencional, lo que dará como resultado una luz más brillante y una mayor capacidad de reciclaje.

Las bombillas halógenas vienen con algunas precauciones. Al igual que las bombillas normales, las bombillas halógenas se calientan. Sin embargo, debido a que la envoltura de cuarzo está tan cerca del filamento, las bombillas halógenas se calientan mucho más que las bombillas convencionales y pueden causar quemaduras si se manipulan. Una bombilla halógena de luz también puede provocar un incendio si se usa cerca de cortinas u otros objetos inflamables. Además, manipular una bombilla halógena con las manos desnudas expone el cuarzo a sales y aceites en las manos y puede causar un punto débil. Esto reducirá la vida útil de la bombilla y se recomienda que las bombillas halógenas se manipulen con guantes o un paño para evitar un contacto innecesario y que se limpien si se manipulan.