Significado | Concepto | Definición:

Una bota de eje es un componente que se encuentra comúnmente en ejes de velocidad constante ( CV ). El propósito principal de estas botas es evitar que la grasa del eje se escape cuando un vehículo está en movimiento, aunque también pueden evitar que varios contaminantes entren en las juntas.

Si se desarrollan grietas o desgarros en la bota de un eje, debe reemplazarse o la junta que protege eventualmente fallará. Se pueden usar una variedad de materiales en la construcción de las botas de los ejes, aunque el caucho y otras sustancias flexibles pueden permitirles un rango completo de movimiento cuando se giran las ruedas. Los ejes CV típicos tienen dos de estas botas porque se requiere una para cada junta.

Un eje conecta ruedas y neumáticos a un vehículo.

Hay varios tipos diferentes de configuraciones de ejes que se pueden usar en automóviles y camiones, aunque las juntas de velocidad constante se encuentran comúnmente en vehículos que tienen motores ubicados en la parte delantera y tracción delantera, o motores ubicados en la parte trasera con tracción trasera.

Estas uniones pueden usar algunos métodos diferentes para permitir que la transmisión de un automóvil o camión gire las ruedas a una velocidad constante, independientemente de si se giran o si la suspensión se mueve hacia arriba o hacia abajo. Se aplica grasa a estas juntas y luego se sella en su lugar mediante botas de eje durante la fabricación.

Las dos funciones principales de una bota de eje son mantener la grasa y evitar la entrada de contaminantes. Las juntas homocinéticas giran a velocidades significativas siempre que se conduce un vehículo, por lo que la grasa contenida en ellas tiende a salirse durante el uso.

Dado que una bota de eje está sellada tanto a la junta como al semieje , esa grasa se retiene y puede continuar lubricando. Si una bota del eje es cortada o desgarrada por un objeto extraño, o simplemente se debilita y desarrolla grietas debido a la edad, la grasa lubricante se puede perder, lo que provocará un exceso de calor en la articulación y eventual falla.

Una junta también puede fallar si se permite que materiales abrasivos entren en una bota agrietada e interfieran con los cojinetes internos.

Debido al hecho de que una bota de eje rota puede resultar en una junta homocinética defectuosa , estos componentes a menudo se reemplazan al primer signo de desgaste o daño.

Aún es posible reemplazar una bota que se ha roto por completo, aunque si la articulación está dañada, puede fallar más adelante. El reemplazo de la bota del eje generalmente implica la extracción de la junta homocinética y, a menudo, también requiere que se retire todo el conjunto del eje del vehículo.