“Basket case” es un modismo en inglés que se usa a menudo para describir a alguien o algo que es particularmente indefenso. Aunque originalmente se asoció con una connotación física, la frase se ha expandido en uso para definir a cualquier persona que se encuentre en un estado mental precario. Además, la frase se puede aplicar a organizaciones o grupos que se han visto indefensos o impotentes por las circunstancias. El origen de la frase “caja de la canasta” se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando se usaba para describir a los soldados a los que les amputaban los brazos y las piernas debido a heridas de batalla.

Alguien que es un caso perdido a menudo puede sentirse desesperado por la vida.

Hay ocasiones en las que las palabras habladas o escritas por alguien adquieren un significado algo exagerado o que sólo se asocia ligeramente con sus definiciones literales. Cuando una determinada frase adquiere un nuevo significado cultural a través del uso popular, se la conoce como modismo. Los modismos se pueden utilizar para describir muchos aspectos de la vida y permiten que los hablantes o escritores sean descriptivos y coloridos. “Basket case” es un modismo extremadamente común y particularmente resonante.

Los orígenes de este idioma son algo espeluznantes. En la Primera Guerra Mundial, se informaron casos de soldados que perdieron brazos y piernas en la batalla. Cualquier soldado en tal condición estaría especialmente indefenso, y otros soldados los llamaron “cajas de basura” en referencia al hecho de que tendrían que ser llevados por otros. Como tal, los orígenes originales de la frase hicieron que invocara impotencia física.

Con el paso del tiempo, la frase “caso perdido” ha comenzado a usarse más en asociación con alguien que sufre algún debilitamiento mental. La frase se puede usar para alguien que está extremadamente nervioso. También se puede usar para casos más extremos que involucran a alguien que tiene un colapso mental completo. Como ejemplo, alguien podría decir: “Ni siquiera puede funcionar en este momento porque está muy alterada; es un caso perdido”.

Además de este significado popular, la frase también se puede usar para describir a cualquier persona o cualquier cosa que deje de funcionar a un nivel efectivo. Usarlo de esta manera puede permitir descripciones de personas o empresas o incluso países enteros. Como ejemplo de cómo funciona este uso, considere la oración: “En este momento, ese partido político es un caso perdido sin esperanza y necesita algo drástico para darle la vuelta”. La implicación aquí es que el partido político en cuestión está luchando poderosamente y no puede remediar la situación.