Empresario dando un pulgar hacia arriba

Una contribución neta es una cifra que ayuda a identificar el monto del precio de venta de un artículo determinado después de que se hayan restado todos los gastos de los ingresos generados por la compra de esos bienes por parte de los consumidores. Al restar todos los gastos asociados con el bien o servicio de todas las fuentes de ingresos relevantes para ese producto, es posible determinar cuánto beneficio o contribución hacen esos gastos a la generación de ganancias para el negocio. Este cálculo en particular proporciona una instantánea rápida de qué tan bien le está yendo a una línea de productos en términos de generar un margen de beneficio decente, y puede servir como base para encontrar formas de mejorar ese beneficio neto .

La fórmula básica de contribución neta es muy sencilla. El primer paso consiste en identificar todos los gastos que están asociados con la creación y venta del producto. Una vez que se determina este total, es necesario identificar todas las fuentes de ingresos que están relacionadas con el producto. Restar los gastos de los ingresos permite identificar si se generó o no beneficio. Una contribución neta positiva significa que la empresa cubrió todos los gastos y obtuvo al menos alguna ganancia. Al mismo tiempo, uno negativo significa que a la empresa le costó más producir los bienes que los ingresos que se generaron con el esfuerzo, situación que requiere atención inmediata.

Una forma de entender el concepto de contribución neta es considerar una situación en la que una empresa agrega una campaña de ventas para un nuevo producto, y esa campaña cuesta $ 500,000 dólares estadounidenses. La campaña tiene éxito y genera ingresos de $ 750,000 USD en las formas de ventas del producto objetivo. Como resultado, la contribución neta de ese gasto adicional fue un ingreso adicional de $ 250,000 USD para la empresa.

El cálculo de una contribución neta puede implicar centrarse en un proyecto o producto específico, o tener que ver con los costos generales de operar una empresa que fabrica varios productos diferentes simultáneamente. En cualquier encarnación, la idea es identificar cualquier monto restante de ingresos que esté disponible para la empresa después de que se liquiden los gastos de producción y otros. El seguimiento del movimiento de la contribución neta de un período contable al siguiente puede ayudar a una empresa a seguir su propio patrón de crecimiento, tanto en términos de crecimiento positivo como negativo. Los resultados del cálculo de la contribución neta ayudan a sentar las bases para realizar cambios tanto en el proceso productivo como en el marketing y otros factores para que la empresa pueda disfrutar de un mayor margen de beneficio en períodos posteriores.