Una cooperativa de alimentos es una tienda de comestibles de propiedad colectiva. Con mayor frecuencia, se centra en hacer que los alimentos naturales sean más asequibles para los miembros de la cooperativa, aunque también se pueden vender otros productos. Hay varios estilos diferentes de cooperativa, pero todos comparten valores comunes de gestión de grupo y toma de decisiones, responsabilidad social e igualdad. Pueblos de todos los tamaños tienen cooperativas de alimentos que van desde muy pequeñas hasta bastante grandes.

Solo los miembros pueden comprar en una tienda cooperativa de alimentos privada.

En una cooperativa de alimentos privada, solo los miembros pueden comprar en la tienda. Para convertirse en miembro, alguien paga una pequeña tarifa de inicio y generalmente invierte una cantidad determinada de dinero en la organización para comprar una acción. Algunas cooperativas permiten que los miembros compren varias acciones o exigen una tarifa anual, lo que provoca que los miembros a largo plazo posean más acciones. En algunos casos, los miembros también se unen a los equipos de trabajo, contribuyendo con unas pocas horas de trabajo al funcionamiento de la cooperativa. La frecuencia y duración de los turnos de trabajo varía de una cooperativa a otra.

Es posible que se requiera que los miembros de una cooperativa de alimentos contribuyan con algunas horas de trabajo al funcionamiento de la cooperativa.

En una cooperativa de alimentos abierta, cualquiera puede comprar en la tienda, pero solo los miembros reciben precios con descuento. Cualquiera puede unirse a la cooperativa, a menudo recibiendo beneficios el día en que se une. Los precios para los que no son miembros de este tipo de tienda pueden variar mucho, pero a menudo son más bajos que en otras tiendas minoristas de la zona, para animar a las personas a comprar en la cooperativa incluso si no pueden unirse.

Los miembros de una cooperativa pueden opinar sobre el tipo de productos que se almacenan y venden en la tienda.

Los miembros de una cooperativa de alimentos pueden votar sobre cuestiones que son relevantes para la cooperativa. Por ejemplo, los miembros pueden decidir que la tienda debe almacenar solo productos orgánicos. También pueden influir en las decisiones de contratación, remodelaciones y otros problemas de gestión. Dado que coordinar a un gran grupo de personas puede ser un desafío, este tipo de organización fomenta la cooperación, el apoyo y la honestidad.

En muchos casos, una cooperativa de alimentos ofrece tarifas reducidas a personas de bajos ingresos o permite que las personas cambien el trabajo por una membresía. El objetivo es crear una tienda de comestibles comunitaria con una ética cooperativa. La tienda ofrece precios bajos en productos porque tiende a tener gastos generales más bajos, ya que los miembros trabajan gratis. Una cooperativa de alimentos también puede ofrecer clases y espacio para eventos comunitarios, junto con un boletín para miembros con información sobre la cooperativa y los eventos regionales.

Una cooperativa de alimentos puede vender frutas y verduras frescas de granjas locales.