Una fotocopiadora de tarjetas de módulo de identidad de abonado (SIM) es un dispositivo electrónico que lee información almacenada en la tarjeta SIM de su teléfono celular . La información puede almacenarse en el dispositivo para uso futuro o usarse inmediatamente para transferir contactos de la agenda y datos guardados de una SIM a otra. Algunas fotocopiadoras SIM funcionan solo con tarjetas 2G, mientras que otras funcionan tanto con 2G como con 3G .

Tarjeta SIM.

Una tarjeta SIM puede contener toda la información de contacto personal almacenada en un teléfono celular. Cuando se compra un teléfono nuevo, se puede usar una fotocopiadora de SIM para transferir toda la información de contacto de la SIM anterior a la nueva. Como herramienta de respaldo, una fotocopiadora de SIM puede almacenar esta información en caso de daño accidental o pérdida de la SIM o del teléfono.

Un teléfono que usa una tarjeta SIM.

Mientras que algunas fotocopiadoras SIM almacenan datos en la máquina, otras transfieren información a una computadora personal (PC). Una fotocopiadora PC SIM puede requerir una conexión USB a la computadora. La fotocopiadora actúa como un portal a través del cual se pasa información de la tarjeta SIM al software instalado en la PC.

Si la información debe copiarse a una nueva SIM, el USB se vuelve a insertar con una nueva SIM en su lugar y los contactos se mueven de la PC a la SIM. Si la información se almacena directamente en el dispositivo de copia, cualquier daño a ese dispositivo puede causar la pérdida de información. Cuando la información se mueve a la PC, a menudo se puede editar antes de copiarla en la nueva tarjeta.

En algunos casos, se puede utilizar una fotocopiadora de SIM para crear un clon de SIM . Los clones son copias exactas de la SIM original que se pueden usar en un teléfono separado. Para copiar la información cifrada de una SIM a otra, es posible que se necesite una copiadora de SIM y un software de clonación. El software de clonación intenta leer el Identificador de abonado móvil internacional (IMSI) y la Clave de autenticación (Ki) de la tarjeta SIM. Una vez leída, la información se puede usar para moldear una segunda SIM para reflejar la primera.

Las copiadoras SIM varían en tamaño. Los más pequeños suelen tener el tamaño de un llavero, lo suficientemente grandes para que quepan en un lector. También se encuentran disponibles modelos portátiles más grandes. Los proveedores de teléfonos móviles utilizan con frecuencia las fotocopiadoras SIM cuando los clientes cambian de teléfono. Se utilizan para mover datos antiguos de una SIM a otra, como una conveniencia para el cliente. Las empresas también pueden usar fotocopiadoras SIM para almacenar información de contacto de un teléfono comercial que puede ser importante.