Los abogados que comparten la propiedad de un bufete de abogados se denominan socios.

Una empresa administrada es aquella que brinda servicios profesionales y ha elegido designar a un gerente para que dirija las operaciones de la empresa. La contratación de un gerente comercial libera a los profesionales de la empresa de tener que perder un tiempo valioso en tareas administrativas. Por lo general, un administrador no requiere la amplia capacitación y la licencia que normalmente necesitaría un abogado , contador o arquitecto. Los trabajadores altamente valorados de la empresa quedan así liberados de las tareas administrativas rutinarias. Esto permite a los profesionales capacitados de la empresa maximizar el tiempo dedicado a producir trabajo facturable.

Los profesionales, incluidos abogados, contadores públicos certificados y arquitectos, generalmente facturan sus servicios por horas. Con frecuencia, algunos o todos los profesionales de estas empresas también son socios del negocio. Cada socio tiene la propiedad o el capital social de la empresa. Esto significa que la mayoría de los socios tienen un interés personal en aumentar el nivel de productividad de su empresa. Algunas empresas deciden que les resulta más rentable contratar a un gerente para que se encargue de todas las tareas operativas comerciales de la empresa.

Estas responsabilidades administrativas pueden incluir la gestión de cuentas por pagar y por cobrar. Mantener el cumplimiento de los informes y los impuestos exigidos por el gobierno puede ser otro deber delegado al gerente comercial de la empresa. Al convertirse en una empresa administrada y contratar a un gerente para que se encargue de las tareas administrativas que no se facturan directamente a los clientes, los profesionales de la empresa pueden aumentar sus propias horas facturables. Esto también aumenta la rentabilidad de la empresa. Otros desafíos que pueden enfrentar las empresas profesionales son el control del flujo de trabajo, la gestión de conflictos potenciales y el aumento de la productividad personal.

Since transitioning into a managed firm does entail relinquishing some control over the firm’s operations, some professional partners may elect to share in the administrative tasks. Instead of a business manager, the firm may hire an administrative assistant. The assistant may answer the phone, or schedule appointments, but he or she may not be involved in major decisions regarding the firm’s personnel or business strategy.

Smaller firms with multiple partners may choose this option. The deciding factor for having a managed firm is often the size of the firm’s client base. In a smaller practice, particularly if the business is new, the firm’s professionals may not have enough clients to fill a full time workload. If the firm transitioned into becoming a managed firm, some business management experts claim the extra expenditure will be recouped in increased profitability, allowing the firm to grow.