Dado que el término se refiere a la moneda, un billete de banco es cualquier papel moneda que se reconozca como moneda de curso legal.

A veces denominado billete de banco , un billete de banco es un término que se puede utilizar para describir cualquier tipo de papel moneda emitido por una entidad del gobierno nacional que está autorizada para producir moneda de curso legal en ese país. El término también puede referirse a un tipo de inversión que está estructurada con un vencimiento a corto plazo y se puede comprar con una tasa de descuento. Popularmente conocido como billetes verdes, sawbucks y varios otros nombres coloridos en varias naciones, un billete de banco en cualquier forma es un instrumento negociable que tiene un valor establecido y puede comprarse, venderse o intercambiarse por bienes y servicios en cualquier momento.

Dado que el término se refiere a la moneda, un billete de banco es cualquier papel moneda que se reconozca como moneda de curso legal. Los billetes de este tipo se pueden utilizar libremente en la compra de bienes y servicios, siempre que el vendedor reconozca la moneda como legal y aceptable. Si bien una factura bancaria se usa normalmente solo en el país de origen, no es inusual que los viajeros presenten las facturas a un distribuidor autorizado que puede cambiar esas facturas por moneda de curso legal en el país donde el viajero está de visita, utilizando la tasa actual de intercambio que existe entre las dos monedas.

Una factura bancaria también puede ser un tipo de instrumento de inversión. Cuando este es el caso, la factura suele ser un valor que vencerá en no más de 180 días a partir de la fecha de compra. Una vez que venza la factura bancaria, el propietario podrá recuperar la inversión original, más un retorno adicional. Este tipo de letra puede venderse con descuento en el front-end, lo que permite al tenedor cobrar el valor nominal del instrumento en el momento del vencimiento, o venderse con una tasa de interés fija o variable asociada a la inversión, lo que permite al tenedor cobrar la inversión original en la factura bancaria más los intereses que se devenguen entre la fecha de compra y la fecha de vencimiento.

Another variant of the bank bill is commonly referred to as a bill of exchange. In this scenario, the instrument is typically sold at a discounted rate that is less than the actual face value. The agreement between the issuer and the buyer is that at a specific future time, the bill can be presented for payment and receive the full face value identified on the document. This particular approach is very straightforward and does not require calculating interest, since both the issuer and the buyer know up front exactly how much of a return above and beyond the purchase price will eventually be due the buyer.