Una falacia de conjunción es un tipo de falacia de probabilidad en la que a las personas, cuando se les ofrece la posibilidad de elegir entre un evento y ese evento más otro evento, es más probable que elijan la segunda opción como más probable. En otras palabras, algunas personas a las que se les plantea la pregunta “¿Qué es más probable que ocurra: un perro corriendo por la calle o un perro corriendo por la calle y ladrando a un gato” tienden a elegir la segunda opción? Una falacia de conjunción ocurre porque la gente a menudo no considera que para que una conjunción sea verdadera, cada parte de ella debe ser verdadera, y porque las opciones con mayor cantidad son de alguna manera más atractivas.

Mujer sosteniendo un libro

El concepto básico detrás de la falacia de la conjunción es la forma en que las personas tienden a ver dos opciones similares. En este caso, las opciones son dos tipos de eventos o situaciones en las que uno es parte del otro. Un ejemplo de cómo puede ocurrir esta falacia sería la siguiente afirmación: “Un hombre se despierta todos los días a las seis de la mañana. Cuando se despierta, ¿es más probable que tome café o que tome café y luego se cepille los dientes? En respuesta a esta pregunta, las personas suelen tener la tendencia a elegir la respuesta más compleja y cometer una falacia de conjunción.

La clave para reconocer la falacia de la conjunción está en comprenderla y saber identificarla. Estadísticamente hablando, una conjunción debe considerarse como dos partes separadas, como “el hombre que toma café” y “el hombre que se lava los dientes”. Esto significa que la segunda opción tiene dos elementos que deben ser ambos verdaderos para que sea más probable que la otra opción, que solo tiene un elemento que debe ser verdadero. Dado que la segunda opción en una falacia de conjunción contiene la primera, es más fácil que la primera opción sea verdadera, ya que no depende de un segundo elemento posible.

Esto significa que la opción más simple es más probable, por la propia naturaleza del argumento. Incluso las personas conscientes de la realidad estadística detrás de la falacia de la conjunción pueden caer fácilmente en ella, debido al hecho de que parece ser más atractiva de forma innata. Por alguna razón, las personas parecen preferir una opción que es más compleja o parece más desarrollada y deciden que es una situación más probable o probable. Es por eso que alguien debe entender y saber reconocer la falacia de la conjunción para evitarla, ya que los antecedentes matemáticos o estadísticos pueden no ser suficientes.