Fenocopia: significado, características y función.

Una fenocopia es un rasgo que se encuentra en un organismo que se desarrolla como resultado de factores ambientales y que se aproxima a un rasgo idéntico o similar en otro organismo en el que ese rasgo está presente debido a factores genéticos. La palabra también se usa para describir un rasgo que resulta de factores ambientales que no se encuentran en otros individuos de la misma especie. Una fenocopia es, por tanto, parte del fenotipo de un organismo , que consiste en su conjunto completo de rasgos observables. El genotipo de un organismo es su código genético completo, contenido en su ADN , e incluye todos los rasgos y características posibles, no solo aquellos que se expresan en un individuo dado.

Científico con vasos de precipitados

El estudio de la evolución y el desarrollo de las especies está íntimamente ligado a la genética y la herencia. Reconocer un rasgo particular en un organismo como una fenocopia, a diferencia de un rasgo heredado que está codificado en su genotipo, es importante cuando se intenta clasificar organismos o rastrear su desarrollo a lo largo del tiempo. A menudo, una fenocopia se confunde con un rasgo genético, lo que genera confusión en la clasificación o identificación.

Anuncios

Un ser humano cuyo cabello se ha vuelto más claro debido a la exposición prolongada a la luz solar brillante, a diferencia de otro cuyo cabello es naturalmente de ese color, es un ejemplo de la diferencia entre una fenocopia y un rasgo genético. Un animal cuyo pelaje cambia de color con los cambios de temperatura es otro ejemplo. Las liebres con raquetas de nieve, por ejemplo, tienen un pelaje que se vuelve blanco durante el invierno, pero vuelve a los tonos marrones y grises moteados durante el verano. Los ejemplos de rasgos de fenocopia se observan con mayor frecuencia en la apariencia de un organismo, pero también pueden manifestarse en el comportamiento del organismo.

Otra forma de definir una fenocopia es por la capacidad del rasgo de transmitirse a los descendientes del organismo. La descendencia de la liebre con raquetas de nieve, por ejemplo, conservaría su coloración marrón grisácea si no estuviera expuesta a las condiciones invernales. La coloración blanca no se hereda, pero está influenciada por el entorno del animal. El tamaño es otro ejemplo de expresión de una fenocopia. Un animal que vive en un entorno rico en alimentos puede crecer hasta los límites de tamaño de su especie, mientras que su descendencia puede no alcanzar un tamaño similar en un entorno donde la comida es escasa.

 

Anuncios