Función Par: Significado, Características y Ejemplo.

Una función par se define como cualquier función en la que el enunciado f (x) = f (-x) es válido para todos los valores reales de x. De manera equivalente, una función par es cualquier función que se define para todos los valores reales de x y tiene simetría reflexiva sobre el eje y. La rareza o uniformidad de las funciones se utiliza principalmente en funciones gráficas.

El coseno es una función uniforme.

Una función es una relación que relaciona los elementos de un conjunto de números, el dominio, con los elementos de otro conjunto, el rango. La relación se define generalmente en términos de una ecuación matemática, donde si se inserta un número del dominio en la ecuación, se da como respuesta un único valor dentro del rango. Como ejemplo, para la función f (x) = 3x 2 + 1, cuando x = 2 es el valor seleccionado del dominio, f (x) = f (2) = 13. Si el dominio y el rango son ambos de el conjunto de números reales, entonces la función se puede graficar trazando cada punto (x, f (x)), donde la coordenada x es del dominio de la función y la coordenada y es el valor coincidente del rango de la función.

Relacionado con el concepto de función par está la función impar. Una función impar es aquella en la que el enunciado f (x) = -f (-x) para todos los valores reales de x. Cuando se grafican, las funciones impares tienen simetría rotacional alrededor del origen.

Aunque la mayoría de funciones no son ni pares ni impares, todavía existe un número infinito de funciones pares. La función constante, f (x) = c, en la que la función solo tiene un valor sin importar qué valor del dominio se seleccione, es una función par. Las funciones de potencia, f (x) = x n, son pares siempre que n sea un número entero par . Entre las funciones trigonométricas, el coseno y la secante son funciones pares, al igual que las funciones hiperbólicas correspondientes f (x) = cosh (x) = ( e x + e -x) / 2 yf (x) = sech (x) = 2 / ( e x + e -x).

Se pueden crear nuevas funciones pares a partir de otras funciones que se sabe que son funciones pares. Agregar o multiplicar dos funciones pares creará una nueva función par. Si una función par se multiplica por una constante, la función resultante será par. También se pueden crear funciones pares a partir de funciones impares. Si dos funciones que se sabe que son impares, como f (x) = x y g (x) = sin (x), se multiplican juntas, la función resultante, como h (x) = x sin (x) será par .

También se pueden crear nuevas funciones pares por composición. Una función de composición, como h (x) = g (f (x)), es aquella en la que la salida de una función, en este caso f (x), se utiliza como entrada para la segunda función, g (x ). Si la función más interna es par, la función resultante también será par independientemente de si la función externa es par, impar o ninguna. La función exponencial g (x) = e x, por ejemplo, no es ni impar ni par, pero como el coseno es una función par, también lo es la nueva función h (x) = e cos (x).

Un resultado matemático sostiene que cada función definida para todos los números reales puede expresarse como la suma de una función par e impar. Si f (x) es cualquier función definida para todos los números reales, es posible construir dos funciones nuevas, g (x) = (f (x) + f (-x)) / 2 y h (x) = (f (x) - f (-x)) / 2. De ello se deduce que g (-x) = (f (-x) + f (x)) / 2 = (f (x) + f (-x)) / 2 = g (x) y por lo tanto g (x) es una función uniforme. Asimismo, h (-x) = (f (-x) -f (x)) / 2 = - (f (x) -f (-x)) / 2 = -h (x) entonces h (x) es por definición una función extraña. Si las funciones se suman, g (x) + h (x) = (f (x) + f (-x)) / 2 + (f (x) -f (-x)) / 2 = 2 f ( x) / 2 = f (x). Por lo tanto, toda función f (x) es la suma de una función par e impar.

 

Mira estos Artículos

Subir