Una grabadora es un dispositivo que utiliza electroimanes para grabar y reproducir sonido. Una vez que se graba el sonido, se puede reproducir utilizando el componente del reproductor que tendrá casi cualquier grabadora. Fue la tecnología de audio dominante durante las últimas décadas del siglo XX.

Un casete de audio estándar.

Estos dispositivos funcionan pasando una cinta recubierta con un tipo de óxido de hierro sobre el cabezal electromagnético de la máquina. Dependiendo de cuál sea su función en ese momento en particular, se puede poner nueva información en la cinta magnética o se puede leer. Debido al uso de imanes, el casete de audio es muy susceptible a los campos magnéticos y, por lo tanto, debe mantenerse alejado de todos los imanes. Ésta es una de las formas más fáciles de dañar una grabación. La grabadora fue el precedente de la grabadora de video, que todavía se usa ampliamente en la actualidad. La tecnología básica entre los dos es muy similar.

Los equipos de sonido con magnetófonos fueron una forma popular de escuchar y grabar música desde la década de 1970 hasta la de 1990.

El casete que se usa en una grabadora puede ser del tamaño estándar o uno mucho más pequeño, lo que se conoce como microcassette. De cualquier manera, la función de la grabadora sigue siendo la misma. Un microcassette se usa a menudo como grabadora de voz, aunque también es capaz de grabar música.

Una grabadora funciona pasando una cinta recubierta con un tipo de óxido de hierro sobre el cabezal electromagnético de la máquina.

Como dispositivo de grabación, este dispositivo tenía una serie de ventajas sobre otras máquinas en el momento en que se hizo popular. Primero, su tamaño lo hizo fácil de manejar y muy portátil. En segundo lugar, también se consideró una ventaja su capacidad para reproducir inmediatamente una grabación. No fue necesario ningún otro procesamiento antes de escuchar lo que se dijo o se grabó.

Las grabadoras de video que usaban formato VHS fueron populares en las décadas de 1980 y 1990.

Sin embargo, estas máquinas también presentaban una serie de desventajas. Por ejemplo, eventualmente la cinta se desgastará, lo que reducirá la calidad del sonido o tal vez hará que la cinta sea imposible de reproducir o escuchar. Además, las grabadoras, si envejecen demasiado o si no reciben el mantenimiento adecuado, pueden enredar la cinta dentro de la máquina, un evento al que muchos se han referido como “comerse” la cinta.

Debido a esas limitaciones, las tecnologías más nuevas prácticamente han reemplazado a la grabadora. Los reproductores de discos compactos se utilizan para la reproducción de música de mayor calidad. Si bien el microcassette siguió siendo popular durante un tiempo, incluso eso ha sido reemplazado por grabadoras de voz digitales.

La grabadora a veces puede funcionar como un dispositivo de usos múltiples. Muchos incluyen radios, por ejemplo. Cuando los discos compactos se hicieron populares, muchos todavía usaban cintas de casete con regularidad. Por lo tanto, el artículo popular era un reproductor de cintas que también funcionaba como reproductor de CD y radio. Con la popularidad cada vez menor de las cintas de casete, estos dispositivos de usos múltiples son cada vez más difíciles de encontrar.

Las grabadoras de cinta se han vuelto menos populares a medida que avanza la tecnología de grabación digital.