Histerectomía Total Laparoscópica: Funcionamiento y Usos

Una histerectomía es un tipo de procedimiento quirúrgico en el que se extrae el útero de una mujer . En una histerectomía total, también se extrae el cuello uterino . La cirugía laparoscópica implica la creación de pequeños orificios de punción en la pared abdominal en lugar de las grandes incisiones que se realizan con la cirugía abierta. Una histerectomía total laparoscópica implica la extirpación del útero y el cuello uterino en un tipo de procedimiento menos invasivo que el que ocurriría con una histerectomía total abierta. En general, hay un tiempo de recuperación más corto y un menor riesgo de infección con una histerectomía total laparoscópica que con una cirugía abierta.

Durante la hospitalización, generalmente es necesario el reemplazo de líquidos y electrolitos.

Justo antes de la histerectomía total laparoscópica, a la paciente se le colocará un pequeño tubo, conocido como IV, en una vena para que los líquidos y los medicamentos puedan administrarse de manera segura y rápida directamente al torrente sanguíneo. Luego, se colocará a la paciente bajo anestesia general para que esté completamente sedada durante el procedimiento. Se colocarán monitores en el cuerpo antes de la cirugía para que el equipo médico pueda medir los signos vitales durante el procedimiento. Se colocará un tubo conocido como catéter en la vejiga para drenar la orina del cuerpo durante y poco después de la cirugía.

Anuncios

Una histerectomía total laparoscópica implica la extirpación del útero y el cuello uterino de una manera menos invasiva que una histerectomía total abierta.

Una vez que la paciente ha sido sedada y completamente preparada para la histerectomía total laparoscópica, se hace una pequeña incisión en el naval. Luego se hacen una o más incisiones pequeñas en otras áreas del abdomen. Se colocan pequeños instrumentos en estos orificios para que el cirujano pueda trabajar con eficacia. El útero se divide en pedazos pequeños y luego se extrae, junto con el cuello uterino, a través de una de las incisiones o por la vagina. Las incisiones se cierran y la paciente es enviada a la sala de recuperación donde será monitoreada para detectar cualquier signo de posibles complicaciones.

Se realiza una histerectomía total laparoscópica con la paciente bajo anestesia general.

Anuncios

Puede haber algunas desventajas leves al someterse a una histerectomía total laparoscópica en lugar de una cirugía abierta. Por ejemplo, este tipo de procedimiento quirúrgico tiende a tomar un poco más de tiempo que la cirugía abierta. Cuanto más tiempo esté sedado un paciente, mayor será el riesgo de desarrollar complicaciones como resultado de la anestesia. Una histerectomía total laparoscópica también conlleva un riesgo ligeramente mayor de lesión de la vejiga durante el procedimiento.

Las mujeres que experimentan una gran cantidad de secreción después de una histerectomía deben consultar a un médico de inmediato.

Después de una histerectomía total laparoscópica, es probable que la paciente permanezca en el hospital durante unos días para asegurarse de que su cuerpo esté sanando correctamente. El dolor causado por el procedimiento puede durar algunos días o semanas, y la mayoría de los médicos recetarán analgésicos durante este tiempo. El sangrado vaginal es normal después del procedimiento y generalmente dura algunas semanas.

Anuncios

La cirugía laparoscópica es menos invasiva, lo que permite una recuperación más rápida con menos posibilidades de complicaciones.

 

Mira estos Artículos

Subir