Las bibliotecas a menudo incluyen mesas de autoayuda con bases de datos y catálogos de tarjetas electrónicas.

Una mesa de autoayuda es un tipo de servicio al cliente y estrategia de soporte que busca permitir que los clientes identifiquen datos y recursos que abordan diversas preguntas e inquietudes, sin la necesidad de tener que interactuar con un representante de servicio al cliente en vivo. Este tipo de servicio y soporte se ha vuelto cada vez más común desde la llegada de Internet, permitiendo que la gama de recursos de autoayuda y su disponibilidad se amplíe a lo largo de los años. Junto con las empresas que hacen uso de algún tipo de mesa de autoayuda junto con otras opciones de mesa de ayuda, también es probable que los colegios y universidades, así como los departamentos y agencias gubernamentales, desarrollen y brinden esta opción a las personas a las que sirven.

Un ejemplo común de la mesa de autoayuda se encuentra en muchas bibliotecas en varios entornos. Si bien muchas bibliotecas todavía utilizan un sistema de catálogo de tarjetas tradicional que los visitantes pueden usar para localizar libros y otras formas de medios, también existe la opción de utilizar una base de datos para enviar solicitudes sobre varios temas, autores o nombres de documentos. Otra función de la mesa de autoayuda en una biblioteca también permite a los usuarios aprender más sobre las políticas y procedimientos de la biblioteca, por lo general al permitir a los visitantes hacer preguntas específicas sobre la membresía de la biblioteca, consultar recursos o incluso utilizar las herramientas proporcionadas para realizar una investigación.

Una mesa de autoayuda de servicio al cliente funciona de manera similar, normalmente utilizando una interfaz de software que permite a los clientes enviar preguntas que son evaluadas por la programación, y luego brinda varias opciones diferentes sobre cómo refinar la pregunta y ubicar las respuestas. A veces se utiliza como un medio para brindar soporte a los clientes fuera del horario comercial habitual, el grado de información disponible a través de este tipo de mesa de ayuda suele ser extenso, lo que facilita la búsqueda de respuestas para la mayoría de las situaciones. Como parte del soporte, los clientes también pueden enviar mensajes a los que los representantes de servicio al cliente pueden responder durante el horario comercial.

Muchas empresas incluyen una mesa de autoayuda como parte del soporte ofrecido a través de sus sitios web. A menudo existe un directorio de búsqueda que incluye información sobre los productos ofrecidos, información sobre cómo establecer cuentas o para verificar el estado de un pedido actual. La configuración exacta del escritorio dependerá de la naturaleza del negocio y qué tipo de recursos serán útiles para los clientes de la empresa, y puede incluir opciones como soporte automatizado por teléfono y soluciones en línea.