Cuando una empresa de construcción presenta por primera vez una oferta por un proyecto, detalla los servicios y materiales que se proporcionarán.

Una orden de cambio es un proceso utilizado por muchas empresas, particularmente aquellas que brindan servicios a los clientes. Al usarlo, la empresa y el cliente pueden modificar un acuerdo comercial original. El proceso se utiliza a menudo en el negocio de la construcción.

Cuando una empresa de construcción presenta por primera vez una oferta por un proyecto, detalla los servicios y materiales que se proporcionarán. El contrato original también describe el diseño del proyecto y el resultado final proyectado. Si surgen problemas durante el proceso de construcción o el cliente cambia de opinión sobre lo que quiere hacer, se debe completar un formulario de orden de cambio. El formulario detalla el nuevo plan, incluidos los servicios, materiales y diseños, que el cliente y la empresa han acordado mutuamente. Entonces se convierte en el contrato válido por el cual el cliente y la empresa constructora deben cumplir legalmente.

El formulario de orden de cambio también se puede utilizar en otras industrias de servicios. Los escritores, artistas y programadores de computadoras, por ejemplo, pueden usar cada uno de estos formularios para cambiar los parámetros de un proyecto acordado.

Muchos programas de software empresarial incluyen opciones de orden de cambio. Estos son convenientes para la empresa, ya que los programas de software realizan cambios automáticamente en el contrato de acuerdo con el acuerdo. En el caso de una empresa constructora, la función realiza cálculos sobre cambios en los suministros necesarios y en el costo del proyecto. Estos programas de software crean tablas e informes fáciles de leer que la empresa constructora y el cliente pueden ver para garantizar que los detalles sean correctos y completos.

Al utilizar software empresarial con una opción de orden de cambio, una empresa puede realizar un mejor seguimiento de los cambios que se han realizado en un acuerdo original. Además, fomenta una mejor comunicación entre el cliente y la empresa, lo que garantiza que ambas partes conozcan las expectativas y los resultados.