Una pipeta es un tipo de gotero químico que se utiliza en experimentos de laboratorio para medir y transportar volúmenes fijos de sustancias químicas. Hay varios diseños de pipetas, pero todos funcionan de la misma manera. La pipeta se inserta en un recipiente lleno de líquido, donde crea un vacío. La succión al vacío extrae una cantidad determinada de líquido y la dispensa en otro. Las pipetas se fabrican con borosilicato, aluminosilicato o cuarzo .

Las pipetas se utilizan para transferir fluidos durante el trabajo de laboratorio.

Las micropipetas se fabrican para medir y dispensar pequeñas cantidades de líquido. Las micropipetas dispensan entre 1 y 1.000 microlitros. A menudo se utilizan en experimentos de microinyección y medición, ya que son extremadamente precisos.

Una pipeta graduada funciona de manera similar a un cilindro graduado.

Una pipeta volumétrica , como un matraz volumétrico, se usa para medir y dispensar una cantidad específica de líquido para agregar a otra. Hay varios tamaños diferentes disponibles para medir una cantidad predeterminada de líquido, siendo los tamaños populares de 10, 25 y 50 mililitros. Las pipetas volumétricas se utilizan con mayor frecuencia en experimentos de titulación .

Las pipetas y micropipetas son goteros químicos que se utilizan para medir y dispensar cantidades exactas de líquidos.

Una pipeta graduada funciona de manera similar a un cilindro graduado. Está marcado con una serie de líneas graduadas para medir la cantidad de líquido antes y después de su dispensación. No es tan preciso como una pipeta volumétrica, pero cumple su función.

Una pipeta para pastos es la pipeta básica que se utiliza para extraer y dispensar una cantidad aleatoria de líquido. No está calibrado a un volumen específico. Este tipo de pipeta se asemeja a un gotero grande.

La precisión de la pipeta depende de varios factores. El factor más importante es la formación y la experiencia de la persona que realiza el experimento. Un químico sin experiencia puede cometer errores que afecten las mediciones. Otro factor es el tipo de líquido que se pipetea. El uso regular de líquidos corrosivos puede dañar los pistones y las juntas tóricas de la pipeta, dando como resultado mediciones inexactas.

Para garantizar la precisión de una pipeta, debe calibrarse con regularidad. Una pipeta se puede calibrar con bastante facilidad, sin enviarla a un profesional. Antes de calibrar una pipeta, verifique que esté drenando correctamente.

Inicie la calibración colocando el dial en el volumen más alto. Con agua desionizada, pipetee el líquido en un matraz en una balanza analítica. Mide y registra el peso. Realice el procedimiento cinco veces.

Repita el proceso con el dial en los ajustes medio y bajo. Compare las medidas y busque discrepancias. Si se observan discrepancias sistemáticas, ajuste la rueda de calibración en sentido horario o antihorario según sea necesario. Si hay discrepancias aleatorias, la técnica del químico puede necesitar mejoras.

Las pipetas se calibran con frecuencia para garantizar que extraen la cantidad correcta de líquido.