Empresario dando un pulgar hacia arriba

Una tasa de sacrificio es un tipo de evaluación que se utiliza para identificar los cambios que son necesarios para la producción económica de una nación a fin de mover la tasa de inflación a un nivel más aceptable. Dependiendo de lo que esté sucediendo con la economía, esto puede implicar tomar medidas para desalentar ciertos tipos de crecimiento dentro de la economía como un medio para desacelerar la tasa de inflación. Al mismo tiempo, se pueden tomar medidas para promover el crecimiento en ciertos sectores de la economía como un medio para sacar esa economía de una recesión. El cálculo del índice de sacrificio facilita la comprensión de los costos en los que se incurre al reducir los insumos económicos para restablecer cierto grado de equilibrio económico.

La fórmula básica para determinar una tasa de sacrificio requiere identificar el impacto anticipado de la desaceleración de partes de la economía para hacer frente al aumento de la inflación. Una vez que se determina el costo de esa producción perdida en términos de una cantidad monetaria, la cifra se divide por la tasa de inflación actual, expresada como un porcentaje. Una vez determinada, la tasa de sacrificio hace que sea más fácil ver si los cambios en la producción fueron suficientes para desacelerar o detener la tasa de inflación para que la economía esté sobre una base más estable.

La determinación de la tasa de sacrificio también puede ayudar a determinar si los esfuerzos para desacelerar la producción económica fueron demasiado severos, allanando efectivamente el camino para que la economía entre en un período de recesión o posiblemente incluso una depresión. Cuando el resultado de la desaceleración del producto ha producido un cambio extremo en la tasa de inflación, se pueden tomar medidas para comenzar a promover un aumento del producto en sectores seleccionados de la economía. Al monitorear el movimiento de la producción y usar este proceso para calcular la tasa de sacrificio, es posible ralentizar el movimiento hacia una recesión y controlar la tasa de inflación como un medio para mover la economía en general a un estado que se considera beneficioso para la economía. la mayoría de las personas y empresas que funcionan dentro de un área geográfica definida.

Como ocurre con la mayoría de los cálculos utilizados para medir la condición de la economía, la proporción de sacrificio es tan buena como los datos recopilados. Esto significa que si la información sobre la reducción del crecimiento económico no es completa, la razón será inexacta y los resultados no representarán el verdadero estado del cambio en la tasa de inflación. Como resultado, se pueden tomar acciones que pueden causar daños a largo plazo a la economía, ya sea al no controlar la marcha de la inflación o al forzar a la economía a una recesión o depresión que crea dificultades económicas generalizadas.