La propuesta de valor del empleado (PVE) es una evaluación que permite a los empleados identificar la gama de beneficios asociados con exhibir ciertos niveles de desempeño mientras se dedican a administrar las tareas asignadas por un empleador. El concepto general detrás de la propuesta de valor para los empleados es proporcionar incentivos para que los empleados hagan el mejor uso posible de sus dones y talentos durante el curso de la prestación de servicios a sus empleadores. Hacerlo puede ayudar a producir una serie de beneficios para el empleador, que luego puede reconocer el esfuerzo otorgando recompensas a los empleados que se basan en el nivel de desempeño demostrado por el empleado.

Los empleados que son valorados y reconocidos abiertamente a menudo tienen más dedicación a su empleador.

El tipo de beneficios y recompensas para los empleados que se consideran parte de una propuesta de valor para los empleados puede ser de naturaleza tangible e intangible. Por ejemplo, a los empleados que se desempeñan de manera constante en ciertos niveles se les puede brindar la oportunidad de participar en un programa de bonificaciones que les permite recibir bonificaciones además de su salario o salarios normales . Al mismo tiempo, las recompensas pueden ser en forma de algo menos tangible, como almuerzos preparados para celebrar esos esfuerzos adicionales, o la oportunidad de participar en alguna actividad patrocinada por el empleador que se considere agradable.

Los empleados que se desempeñen constantemente en ciertos niveles pueden tener la oportunidad de participar en un programa de bonificación.

Uno de los aspectos subyacentes de la propuesta de valor de los empleados es la necesidad de reconocer los esfuerzos ejemplares por parte de los empleados. Si bien el dinero adicional suele ser una de las formas en que esto ocurre, el uso de otros métodos junto con las recompensas financieras a menudo puede crear un entorno de trabajo más unificado y armonioso. Un empleado que es reconocido por sus esfuerzos probablemente sienta más lealtad hacia la empresa y se enorgullezca de estar asociado con el empleador. El resultado final es que la empresa se beneficia del acceso a las habilidades y capacidades del empleado a largo plazo, en lugar de tener que buscar un reemplazo para el empleado cuando encuentra una situación laboral más atractiva en otro lugar.

El curso de la propuesta de valor para los empleados a menudo proporciona beneficios que tienen como objetivo ayudar a los empleados a alcanzar sus objetivos profesionales. Con ese fin, la asistencia con los costos educativos, la oferta de oportunidades de avance e incluso la ayuda con los costos de reubicación cuando los empleados se mudan de una instalación propiedad de la empresa a otra puede contribuir en gran medida a fortalecer la lealtad de los empleados y permitir que la empresa continúe beneficiándose de los talentos y habilidades de sus valiosos empleados. Incluso las pequeñas empresas pueden crear pautas de propuesta de valor para los empleados que ayuden a fortalecer los lazos con empleados valiosos y aumentar las posibilidades de mantener a esos empleados a bordo a largo plazo.

El tipo de beneficios y recompensas para los empleados que se consideran parte de una propuesta de valor para los empleados puede ser de naturaleza tangible e intangible.