Rectoría: Significado y Función en Instituciones Educativas

Anuncios

Una rectoría es una residencia mantenida para el uso de un párroco. Tradicionalmente, los sacerdotes han sido reasignados con frecuencia a nuevas iglesias en muchas denominaciones cristianas, y la Iglesia mantiene residencias para su uso como beneficio laboral. De lo contrario, un sacerdote se vería obligado a buscar una nueva residencia con cada cambio de trabajo, y dado que los sacerdotes a veces entretienen a los invitados y reciben a los miembros de la congregación en casa, se verían obligados a buscar una residencia adecuada para el entretenimiento, lo que podría ser prohibitivo. costoso.

La residencia de un sacerdote se conoce como rectoría.

Se utilizan una variedad de términos para describir una rectoría, dependiendo de la denominación. La casa parroquial, la mansión, la vicaría y el presbiterio son todas formas de la rectoría, por ejemplo. Una rectoría típica es lo suficientemente grande para acomodar a un oficiante religioso y su familia, en denominaciones donde los sacerdotes pueden casarse. La mayoría de las rectorías también incluyen habitaciones para invitados para los funcionarios de la Iglesia visitantes, junto con un gran salón para el entretenimiento.

Anuncios

Casa parroquial, mansión, vicaría y presbiterio son todas formas de rectoría, que alberga un párroco.

Clásicamente, una rectoría está situada cerca de la Iglesia. Esto es conveniente para el residente, por supuesto, ya que hace que el viaje al trabajo sea corto y asegura que el sacerdote esté disponible en cualquier momento en que un miembro de la congregación pueda necesitar asistencia religiosa. Esta cercanía de la rectoría también refleja el carácter administrativo del edificio; muchos sacerdotes utilizan sus rectorías como oficinas, e históricamente la rectoría fue la sede para administrar la tierra glebe propiedad de la Iglesia.

Las rectorías todavía se utilizan ampliamente en todo el mundo para albergar sacerdotes y otros funcionarios religiosos. La rectoría es mantenida por la congregación, a través del diezmo y subvenciones de fondos de la Iglesia. Debido a que la rectoría pertenece oficialmente a la Iglesia, no al residente, es posible que él o ella deba presentar una solicitud ante la Junta de la Iglesia para realizar cambios importantes y para obtener ayuda con las reparaciones y reemplazos de electrodomésticos y muebles dañados.

Anuncios

Algunas iglesias han vendido sus rectorías porque ya no son necesarias o porque la iglesia tiene pocos fondos. Muchas residencias privadas en antiguas rectorías conservan el nombre de rectoría, y las rectorías también se han utilizado como sitios para establecer posadas, restaurantes y otros negocios comerciales. Algunas personas disfrutan de vivir en rectorías porque a menudo están en el centro de la vida comunitaria, ya que las iglesias suelen estar en el medio de la ciudad y porque el área alrededor de una rectoría tiende a ser relativamente tranquila. Mucha gente también considera las rectorías como edificios con valor histórico, y algunas comunidades utilizan rectorías abandonadas para albergar museos u oficinas comunitarias.