La redundancia caracteriza lo que se dice o se hace en exceso, haciéndolo repetitivo. La redundancia se refiere a alguna situación en la que ya se ha dado la información y que se vuelve a mencionar en otro momento.

Ejemplo: “El director habló durante cuatro horas seguidas lo que podría haber dicho en 40 minutos”.

En gramática, la redundancia está relacionada con el habla que usa diferentes palabras para expresar la misma idea o razonamiento. Suelen utilizarse vicios de lenguaje muy comunes, como: trepar, mirar al frente, mitades iguales, años atrás, entre otros.

Ejemplo: “Roberto en este momento habla de la situación general de la empresa”.

Cuando una persona usa diferentes expresiones para referirse a la misma idea, decimos que esta persona es una persona redundante.

La palabra redundancia proviene del latín redundant?a y redundare , que significa “volver”.

Redundancia y pleonasmo

La redundancia también puede estar relacionada con el uso del pleonasmo, una figura retórica que intensifica la idea de un término a través de la repetición de palabras o la idea misma que contiene.

Redundancia en informática

Para la industria de TI, la redundancia es la forma más práctica de continuar con un sistema de alta disponibilidad. Mantiene el perfecto funcionamiento del sistema incluso cuando tiene fallas en uno de sus componentes o cuando tiene una sobrecarga del sistema.

Un ejemplo de redundancia informática es cuando el sistema de un banco falla. Se utiliza para continuar el proceso que se habría detenido.

Ver también: redundante y pleonasmo .