Las señales analógicas son una representación de cantidades variables en el tiempo en una señal continua. Básicamente, una variación de tiempo se presenta de una manera en la que se pasa algún tipo de información utilizando varios tipos de métodos, incluidos sistemas eléctricos, mecánicos, hidráulicos o neumáticos. A diferencia de las señales digitales, que utilizan un método numérico para transmitir información, las señales analógicas utilizan pequeñas fluctuaciones en la propia señal para transmitir información.

Orejas de conejo de televisión para captar señal analógica.

Estas señales actúan esencialmente como simulaciones de una cantidad variable en el tiempo continuo. Duplican las características de la cantidad real presentando una diferente. En otras palabras, usan un método para registrar información y la transfieren a un formato diferente que, a su vez, presenta la información en ese medio.

Cinta de casete.

Cada señal analógica utiliza una propiedad del medio final para transmitir la información de la señal. Por ejemplo, un termómetro usará el calor de un objeto en particular para determinar su temperatura. Luego, el calor se transfiere al mercurio, que cambia de posición para mostrar la información de temperatura en el medidor.

La forma analógica de transmisión más común ocurre eléctricamente. Para que esto suceda, se debe enviar un voltaje a una frecuencia específica. El flujo de esta carga eléctrica se conoce como corriente. Controlando la frecuencia de la corriente, la información puede transmitirse a otro medio y presentarse en ese medio. Por ejemplo, una cinta magnética en un casete transmite información al estéreo, que la transmite como señales eléctricas de frecuencias específicas, que a su vez le dicen a los oradores qué ruido hacer.

Las señales analógicas tienen una gran ventaja sobre las señales digitales, ya que tienen una densidad mucho mayor que puede presentar información más refinada. Esencialmente, existe la posibilidad de que la resolución de la señal sea infinita. Además, el proceso para crear este tipo de señal se consigue de forma mucho más sencilla. Simplemente ajustando las cantidades de tiempo, se puede presentar información.

Las desventajas del sistema incluyen la tendencia a crear variaciones no deseadas en la transmisión de información, como ruido, que puede ocurrir en patrones aleatorios. Cuando una señal se copia y potencialmente se vuelve a copiar, cada versión posterior muestra más patrones aleatorios, lo que dificulta la transmisión de información y, en última instancia, provoca la pérdida de señal.

Para evitar estas desventajas, o al menos mitigar sus efectos, se puede utilizar el concepto de modulación. La señal base se modifica de alguna manera para ayudar a retener la información a medida que se transmite. Un ejemplo de esto es cuando la amplitud de una forma de onda se altera en lo que se conoce como modulación de amplitud. Otras opciones para retener una señal eléctrica a lo largo de diferentes generaciones son el uso de un mayor blindaje o diferentes tipos de cables trenzados.

La mayoría de los altavoces están diseñados para transmitir una señal analógica.