A menudo vista en playas, lagos y piscinas comunitarias, una silla de salvavidas es una pieza importante del equipo de salvavidas. Esta silla alta es donde se sienta un salvavidas, vigilando a los nadadores y al agua. El diseño de la silla de salvavidas ofrece varias ventajas que ayudan a prevenir accidentes de natación y aumentan la seguridad del nadador.

Las sillas de salvavidas con sombrillas pueden ayudar a los salvavidas a evitar quemaduras solares graves.

Una silla de salvavidas suele ser alta, a veces con una escalera unida a un lado o construida para que se pueda subir fácilmente si es necesario. La altura de una silla de salvavidas permite dos ventajas distintas; En primer lugar, el salvavidas tiene una vista sin obstáculos del agua que están protegiendo, lo que les permite observar atentamente a los nadadores en busca de signos de peligro. Además, la silla alta ayuda a identificar al salvavidas en caso de emergencia o accidente. A las personas en el sitio les resultará más fácil encontrar e identificar un salvavidas si la silla es prominente.

Las sillas de salvavidas se colocan comúnmente en lo alto para brindar una mejor vista del área.

Algunas sillas de salvavidas son bastante básicas, pero otras tienen varias características para facilitar considerablemente el trabajo del salvavidas. Las sillas pueden tener una sombrilla o sombrilla para proteger al salvavidas del sol. Como los socorristas a menudo trabajan turnos prolongados en lugares soleados, una sombrilla puede evitar que se desarrollen quemaduras solares graves. Una silla de salvavidas también puede tener ganchos y compartimentos para el equipo de salvavidas, lo que facilita el acceso en caso de emergencia. Mantener los suministros de emergencia en lo alto de la silla y sujetos a ganchos o en estantes incorporados también puede evitar que los visitantes de la playa o la piscina hagan un mal uso o jueguen con el equipo de seguridad.

Las sillas de salvavidas permiten a los salvavidas detectar a los nadadores que necesitan ayuda antes de que se ahoguen.

El material de construcción utilizado para las sillas de salvavidas es casi siempre madera o resina . El metal generalmente no es apropiado, ya que se calienta fácilmente al sol y puede causar molestias o quemaduras en la piel. Muchas sillas de salvavidas están pintadas de blanco para ayudarlas a destacarse de otros objetos a su alrededor. Esto ayuda a facilitar la identificación e incluso puede servir como un punto de referencia para los nadadores en el mar.

Una silla de salvavidas debe tener un botiquín de primeros auxilios adjunto o cerca.

Una silla de salvavidas es una parte muy importante del equipo de salvavidas, pero está lejos de ser lo único que necesita un salvavidas. Hay muchos otros accesorios que utilizan los socorristas para hacer su trabajo correctamente. Para alertar a los nadadores o bañistas o detener el comportamiento rebelde, un salvavidas a menudo usará un silbato o un megáfono. También se pueden usar para llamar la atención de otros salvavidas cercanos en caso de emergencia. Un botiquín de primeros auxilios y equipo de protección también pueden ser vitales no solo para ayudar a las personas heridas, sino también para proteger al salvavidas de infecciones o daños.

Las sillas LIfeguard permiten que los encargados de la piscina vigilen a los niños pequeños.

Los salvavidas utilizan una variedad de dispositivos flotantes que pueden arrojarse o entregarse a los nadadores exhaustos para evitar que se ahoguen. Estos dispositivos incluyen anillos salvavidas y bolsas para arrojar, y muchos pueden engancharse directamente a una silla de salvavidas. Si rescata a alguien, las boyas pueden ayudar a la víctima a mantenerse a flote mientras el salvavidas lo remolca de regreso a la orilla.

Los salvavidas pueden tener vendas elásticas a la mano para evitar que la arena entre en las heridas de las víctimas de rescate.