Una tabla de quesos es un plato para servir en el que se presenta una variedad de quesos a los invitados a cenar. Hay muchos tipos de estas tablas disponibles y vienen en una variedad de formas y tamaños. Algunos están hechos de madera, acero inoxidable y vidrio. Las tablas redondas y rectangulares son las favoritas de los comensales.

Queso de cabra.

Esencialmente, su tabla de quesos es más que una fuente para servir. También debe prepararse cuidadosamente para abrir el apetito de sus invitados. Ya sea que el queso se coma como aperitivo, plato principal o después de una comida, considere estos factores al armar su tabla:

Ruedas de queso envejecidas en estanterías.

1. Selección de quesos

Los bocconcini, pequeñas bolas de mozzarella fresca, pueden ser una buena adición a una tabla de quesos.

A menudo se dice que una tabla de quesos clásica consta de no más de cinco tipos de quesos. Aquellos que seleccione deben proporcionar a sus invitados una variedad de texturas, sabores y apariencias atractivos. Puede planificar su tabla de acuerdo con los países, como servir quesos británicos o franceses. Alternativamente, puede ofrecer quesos elaborados a partir de diferentes leches. Su tablero también podría estar inspirado en las estaciones. Por ejemplo, las opciones populares para el verano son Saint-Marcellin, Crottin de Chavignol y Epoisses.

Asegúrese de incluir quesos de diferentes niveles de fuerza y ​​textura. Los invitados deben tener la oportunidad de probar quesos suaves y blandos y avanzar hacia quesos más fuertes y duros. La apariencia también importa. Corta y sirve quesos de diferentes formas, tamaños y colores. Puede agregar toques de color adornando su tablero con rodajas de frutas frescas.

2. Acompañamientos

Su tabla de quesos se puede mejorar con pan y vino. Asegúrese de elegir aquellos que complementen su selección de quesos. Es importante que sus invitados puedan apreciar la diversidad de sabores de queso en su tabla. Otros acompañamientos adecuados incluyen frutas frescas y nueces.

3. Presentando su tabla de quesos

Presente su tabla con varios cuchillos, uno para cada tipo de queso para evitar mezclar los sabores de quesos individuales. Para quesos untables más blandos, use un cuchillo más plano. Un cuchillo afilado y firme es bueno para cortar quesos duros.

Asegúrese de que haya suficiente espacio entre cada queso en su tabla para evitar que se ablanden entre sí. Esto es especialmente importante para los quesos blandos. Coloque los quesos con un olor fuerte y acre lejos de los que huelen levemente. Coloque quesos pequeños en el medio, seguidos de quesos blandos alrededor. Los quesos duros deben colocarse en la parte más externa de la tabla de quesos, ya que son más difíciles de cortar.

Los quesos suelen servirse mejor a temperatura ambiente. Para conseguirlo, saca los quesos del frigorífico una hora antes de servirlos. Sin embargo, los quesos duros pueden requerir más tiempo para alcanzar la temperatura ambiente. Deje los quesos envueltos para evitar que se sequen por sobreexposición. Retire las envolturas justo antes de servir.

Una tabla de quesos es uno de los platos más sencillos de preparar. Ofrece al anfitrión un desafío creativo y artístico a la vez que satisface el paladar de los invitados. Ahora que sabes lo que es una tabla de quesos, diviértete preparando una para tu próxima cena. ¡Buen provecho!

Los quesos duros deben colocarse en el exterior de una tabla de quesos.