Se puede aplicar una tarifa de reabastecimiento cuando se realizan devoluciones a una tienda por departamentos.

Una tarifa de reposición es un cargo emitido por un minorista cuando se devuelve la mercancía. Las tarifas de reabastecimiento ayudan a las empresas a transferir al cliente los costos de reembalaje, envío y el precio de venta reducido de una reventa. Es importante leer detenidamente las políticas de devolución de la tienda para estar al tanto de la existencia y las condiciones de una tarifa de reposición. Al hacer compras con cuidado y tratar los nuevos productos con cuidado, en algunos casos se puede evitar un cargo por reposición.

En la mayoría de los casos, solo se cobra una tarifa de reabastecimiento cuando un cliente devuelve un artículo en pleno funcionamiento, a diferencia de uno que se cambia por otro modelo debido a defectos. Muchas tiendas solo usarán esta tarifa si el artículo ha sido abierto o usado, ya que devolver un producto impecable y sin abrir puede no incurrir en costos adicionales para el comerciante. Si un comprador o destinatario del regalo abre la caja, usa el producto o devuelve el artículo por una razón cosmética, como que no le guste el color, se puede emitir una tarifa de reposición. Una de las mejores formas de evitar este tipo de tarifa es abstenerse de abrir o quitar etiquetas de cualquier artículo que definitivamente será devuelto, como un regalo de cumpleaños no deseado.

Asegúrese de que un artículo sea realmente necesario o deseado antes de comprarlo, para reducir la probabilidad de devolución.

El motivo de la tarifa de reposición es que los vendedores pueden perder dinero cuando se devuelven algunos artículos. Si una computadora portátil se desembala, se abre y se pone en marcha, el minorista no puede venderla como un artículo nuevo, incluso si no se ha dañado el modelo. Esto significa venderlo a un costo reducido, lo que a su vez disminuye los márgenes de ganancia de la tienda. En algunos casos, como con la ropa que se usa una vez y luego se devuelve, es posible que el minorista no pueda vender el artículo en absoluto, perdiendo así la oportunidad de obtener ganancias y teniendo que devolver el dinero de la compra inicial al cliente. Para ayudar a sufragar los costos generados por las devoluciones, los minoristas pueden optar por cobrar una tarifa de reabastecimiento que puede cubrir parte o la totalidad de la reducción de ganancias.

En la mayoría de los casos, solo se cobra una tarifa de reabastecimiento cuando un cliente devuelve un artículo en pleno funcionamiento.

Las tarifas de reposición generalmente se detallan en la política de devolución de una empresa. En muchas regiones, estas tarifas deben cumplir con las leyes que limitan la cantidad que se puede cobrar en una declaración. Si un minorista no divulga un cargo de reabastecimiento en una política de devolución, o intenta quitar una cantidad excesiva del precio de devolución, puede ser una buena idea consultar las leyes y regulaciones comerciales locales para averiguar si la tienda está actuando legalmente.

Para ayudar a evitar una tarifa de reabastecimiento, hay varios pasos que puede tomar un consumidor. Primero, es importante leer detenidamente la política de devoluciones para buscar condiciones específicas que provoquen la tarifa, como quitar las etiquetas de los artículos que se devuelven. En segundo lugar, es útil estar seguro de que un artículo es realmente necesario o deseado antes de comprarlo, para reducir la probabilidad de devolución. Finalmente, en lugar de comprar artículos específicos como obsequios, considere las tarjetas de regalo o los certificados de regalo. Esto le permitirá al destinatario usar el monto total para una compra de su elección, en lugar de perder potencialmente parte del valor monetario por una tarifa de reposición.