Una empresa con una sólida calificación crediticia normalmente tendrá pocos problemas para obtener las mejores tasas de interés del mercado.

Hay varios factores diferentes que impactan el nivel de las tasas de interés que las instituciones financieras están dispuestas a extender a las empresas. Junto con los promedios nacionales, los prestamistas también considerarán el estado general de la economía y la condición financiera y la calificación de la empresa que solicita. el préstamo o la línea de crédito. La disponibilidad y voluntad de pignorar algún tipo de garantía a menudo también influirá en las tasas de interés de los préstamos corporativos , así como en otras disposiciones del contrato de préstamo.

Como parte del proceso para establecer tasas de préstamos corporativas básicas, las instituciones a menudo tienen en cuenta la tasa de préstamos promedio que prevalece en la nación donde se encuentran el prestamista y el solicitante. Hasta cierto punto, esto sirve como estándar o guía para establecer estructuras de tarifas. Si bien no es concluyente, es probable que las empresas con calificaciones crediticias dentro de un cierto rango reciban tasas de interés iguales o cercanas a ese promedio.

El estado actual de la economía también tendrá algún impacto en las tasas de préstamos corporativos que las instituciones están dispuestas a extender a los clientes comerciales. Esto se debe a que la economía débil puede influir en la industria con la que está asociado el cliente, ya sea apoyando un mayor consumo de los bienes y servicios ofrecidos por el solicitante o provocando una disminución en la demanda debido a que los consumidores gastan de manera más conservadora. Además del panorama económico actual, los prestamistas también intentarán proyectar la dirección del mercado a lo largo del período del préstamo. Dado que la empresa probablemente dependerá de su flujo de ingresos para gestionar la deuda, es imprescindible asegurarse de que exista una posibilidad razonable de que la empresa pueda liquidar el préstamo de acuerdo con los términos.

Otro factor clave es la calificación crediticia del solicitante. Esa calificación tendrá algún impacto en las tasas de préstamos corporativas que el prestamista está dispuesto a extender. Una empresa con una sólida calificación crediticia normalmente tendrá pocos problemas para obtener las mejores tasas del mercado. Al mismo tiempo, a una empresa con crédito promedio probablemente se le ofrecerán tasas un poco más altas, lo que ayudará a compensar el riesgo que asume el prestamista. A veces, los solicitantes también pueden ayudar a minimizar ese riesgo y asegurar tasas de préstamos corporativas más bajas al ofrecer pignorar activos durante la duración del préstamo. Las garantías tales como bienes raíces u otras propiedades que se presume tienen valor a lo largo del tiempo pueden marcar la diferencia, permitiendo que el solicitante y el prestamista acuerden términos que ambos encuentran mutuamente ventajosos.