Mujer sosteniendo un libro

Un diseñador escénico, también conocido como escenógrafo o escenógrafo, crea la atmósfera física en la que se representa una obra de teatro o una representación teatral. El escenario es el lienzo en el que crea el escenario para que actúen los personajes. Así como el vestuario apropiado e impecablemente diseñado juega un papel integral en el éxito de una obra, un buen diseño de escenografía puede ser crucial para el éxito de la producción en su conjunto.

Los pasos iniciales que da un diseñador escénico para crear un escenario memorable suelen ser bastante básicos y sencillos. Él y el director generalmente confieren el tono de la producción antes de preparar un conjunto preliminar de dibujos y pinturas que representen su visión del diseño. Una vez que están de acuerdo con el diseño del decorado, el diseñador suele entregar los planos al maestro carpintero para que construya un modelo del decorado.

Una vez aprobado el modelo preliminar, el diseñador escénico puede proceder a investigar los requisitos estéticos del decorado. Esto puede incluir el estudio de imágenes y datos históricos para garantizar la precisión en las representaciones de muebles, arquitectura y accesorios. A medida que se notan los cambios necesarios, mantiene informados a los equipos de producción establecidos. Si se descubren desafíos, analizan las opciones de implementación o eligen rutas alternativas para lograr los resultados deseados.

A medida que avanzan los ensayos, generalmente se informa al elenco sobre el diseño del escenario. A medida que avanzan los ensayos, el diseñador escénico a veces observa la producción. Puede notar áreas problemáticas que deben abordar los equipos de producción. Estos pueden incluir ajustes físicos en puertas o escaleras, cambios decorativos para mejorar la autenticidad o modificaciones de iluminación que afecten a las sombras o los colores.

Las consultas con varios diseñadores, gerentes y artistas a menudo continúan a lo largo de la producción. A medida que los miembros del equipo hacen observaciones y recomendaciones para mejoras, el diseñador escénico, el director y el productor deciden juntos qué ideas son dignas de implementación. También se suelen tener en cuenta las reseñas de los críticos de la producción.

En el lado menos creativo de su trabajo, el diseñador escénico generalmente debe presentar proyecciones presupuestarias e informes de gastos. La administración del lugar requiere regularmente recuentos de inventario de materiales tomados en préstamo de los departamentos de decorados y utilería. Los inversores de la producción pueden requerir explicaciones de los sobrecostos.

Una vez que se cierra la producción, el diseñador escénico comúnmente compila un portafolio para sí mismo y posiblemente para la revisión de futuros diseñadores, productores o directores. El portafolio normalmente refleja qué materiales usó en su diseño junto con los efectos especiales y cómo fueron creados. El documento también puede incluir otros hechos o condiciones que pueden ayudarlo a diseñar conjuntos futuros para producciones iguales o similares.

Si bien se prefiere la educación formal en arte o teatro, no siempre es un requisito previo para este puesto. Muchos diseñadores escénicos tienen experiencia en las áreas de vestuario, utilería o construcción de escenarios. El éxito en la obtención de un trabajo como diseñador escénico a veces depende más de la profundidad de la imaginación y la creatividad del diseñador, así como de su capacidad para convertir su visión en un diseño de escenografía creíble.