Usos y funciones de un ilustrador médico en la anatomía humana.

Los ilustradores médicos a menudo necesitan sentirse cómodos trabajando en quirófanos y morgues.

Un ilustrador médico es un artista que se especializa en producir imágenes relacionadas con el campo de la medicina. Estas imágenes pueden usarse en materiales instructivos, folletos informativos, anuncios, publicaciones de investigación y una variedad de otros entornos. Las perspectivas de empleo en este campo son excelentes para las personas que desean obtener una certificación, hay un número limitado de ilustradores médicos totalmente calificados y existe una necesidad constante de ilustración médica .

Un ilustrador médico puede producir imágenes relacionadas con una nueva técnica quirúrgica.

Anuncios

Los seres humanos han estado creando ilustraciones médicas durante miles de años, como indican numerosas obras de arte y textos médicos históricos. Las ilustraciones se utilizaron para documentar problemas médicos específicos, así como temas genéricos como la anatomía, para que las personas tuvieran una representación gráfica de los temas discutidos en los textos, y también se utilizaron históricamente para la documentación de casos médicos inusuales. Con el tiempo, el campo de la medicina se ha expandido radicalmente, al igual que las aplicaciones potenciales para la ilustración médica.

Un ilustrador médico debe sentirse cómodo trabajando en un quirófano.

Para convertirse en ilustrador médico, alguien se forma como artista y también recibe formación en ciencias biológicas. La anatomía y fisiología humanas son típicamente parte de la educación de un ilustrador médico, y él o ella pueden optar por enfocarse en un área de interés particular, como enfermería, cirugía, etc., para adquirir habilidades adicionales. Muchos ilustradores profesionales también pertenecen a organizaciones profesionales de ilustradores médicos, algunos de los cuales ofrecen certificación y referencias laborales.

Anuncios

Este tipo de trabajo requiere habilidades artísticas, junto con un ojo para los detalles y la capacidad de seguir con precisión las instrucciones. Los ilustradores médicos también pueden necesitar sentirse cómodos trabajando en entornos como quirófanos y morgues.

Además de crear dibujos tradicionales, un ilustrador médico también puede producir imágenes digitalmente y puede trabajar con modelos médicos, películas educativas, etc. Quiere comunicar información médica de una manera clara, accesible y relevante, ya sea que esa información sea una ilustración de una nueva técnica quirúrgica en una revista especializada o un póster utilizado para promover las vacunas infantiles a los nuevos padres.

En muchos casos, un ilustrador médico trabaja como profesional independiente y acepta trabajos de una variedad de personas, incluidas organizaciones de servicios, médicos, escuelas de medicina, hospitales, etc. Otros ilustradores pueden trabajar en un hospital, laboratorio o editorial, produciendo imágenes bajo demanda para varios proyectos. Por ejemplo, un ilustrador médico que trabaja para una empresa farmacéutica puede producir ilustraciones utilizadas en folletos de información sobre medicamentos, junto con ilustraciones para materiales promocionales, publicaciones en revistas médicas, etc.

Anuncios