Funciones y características de un terapeuta de bulimia

Un terapeuta de la bulimia debe establecer una relación con un paciente basada en el respeto y la comprensión mutuos.

Las personas diagnosticadas con bulimia nerviosa a menudo participan en episodios de atracones seguidos de un uso excesivo de laxantes o vómitos autoinducidos . Este trastorno alimentario puede requerir una intervención de bulimia realizada por un profesional autorizado. Un terapeuta de la bulimia a menudo trabaja para determinar las causas emocionales y psicológicas subyacentes de la bulimia. Los terapeutas también pueden abordar el efecto de la bulimia en el sentido de sí mismo, las relaciones interpersonales y la capacidad para realizar las actividades diarias. La ayuda para la bulimia se puede proporcionar con el uso de varias terapias diferentes, incluido el análisis del comportamiento, la terapia cognitiva y la terapia basada en la familia.

La bulimia es más frecuente entre las adolescentes.

Anuncios

La bulimia nerviosa es un trastorno alimentario que suele afectar a las adolescentes. A menudo se caracteriza por episodios de atracones, seguidos de purgas que pueden implicar un exceso de laxantes o vómitos autoinducidos. Ambos eventos a menudo ocurren en privado, ya que las personas con el trastorno a menudo se sienten avergonzadas por su comportamiento. Como resultado de los pensamientos cognitivos involucrados, el tratamiento de la bulimia puede ser un proceso intenso y prolongado.

Un terapeuta de la bulimia intenta comprender cómo comenzaron los problemas de peso.

Una persona que busca brindar apoyo para la bulimia a menudo se conoce como terapeuta de la bulimia. Esta persona puede trabajar en una clínica ambulatoria, un entorno de residencia donde los pacientes viven durante un período de tiempo definido o en una práctica privada. Los terapeutas de la bulimia pueden colaborar con un equipo de profesionales, incluidos médicos, dietistas y trabajadores sociales. Es probable que sus pacientes varíen considerablemente en términos de edad, origen étnico, estado familiar y educación, por lo que es posible que los terapeutas deban estar preparados para comunicarse con un grupo diverso.

Anuncios

Un terapeuta de la bulimia puede ayudar a una persona a descubrir la fuente de sus problemas corporales.

La primera tarea de muchos terapeutas de la bulimia es establecer una relación con cada paciente basada en el respeto y la comprensión mutuos. Esto puede coincidir con la evaluación del paciente y comenzar sin un plan de tratamiento inicial. Después, el terapeuta puede comenzar a descubrir las causas reales de la bulimia. Esto generalmente ocurre a través de una conversación general y el terapeuta puede construir un plan de tratamiento basado en esas conversaciones. Los planes pueden estar relacionados con el establecimiento de una imagen corporal más saludable, el aprendizaje de nuevos mecanismos para afrontar el estrés y la eliminación de sentimientos de vergüenza y culpa.

Un terapeuta de la bulimia también puede explorar cómo la enfermedad afecta el sentido de sí mismo del paciente, las relaciones interpersonales y la capacidad para realizar las actividades cotidianas. Los terapeutas pueden usar una variedad de herramientas durante las sesiones de asesoramiento, incluido un diario personal para el paciente o un plan de alimentación creado individualmente. Un terapeuta de la bulimia también puede enseñar a los pacientes técnicas de relajación o para aliviar el estrés para ayudarlos a desarrollar estilos de vida más saludables.

Anuncios

Además de las herramientas, un terapeuta de trastornos alimentarios puede utilizar formas específicas de terapia realizadas en entornos individuales o grupales. Entre ellos, son comunes el análisis del comportamiento, la terapia cognitiva y la terapia basada en la familia. Con el análisis de la conducta, el terapeuta puede crear un sistema de recompensas y reacciones para combatir las tendencias bulímicas. La terapia cognitiva se puede utilizar para examinar los pensamientos, creencias y valores que conducen a la bulimia. La terapia familiar es a menudo una forma de educar a los miembros de la familia y obtener su apoyo para el paciente.

A menudo se requiere una maestría en un campo de las ciencias del comportamiento para quien quiera convertirse en terapeuta de la bulimia, aunque algunos empleadores buscan candidatos postdoctorales. Es posible que se deba hacer énfasis en la educación en los trastornos alimentarios y se deben cumplir los requisitos de licencia locales o nacionales correspondientes. Ejemplos de deberes laborales de un terapeuta de bulimia pueden incluir participar en sesiones de consejería individual y grupal, realizar evaluaciones de clientes y familias, planificar el tratamiento y el alta y documentar en la historia clínica del paciente toda la información relevante y las acciones tomadas.

 

Anuncios
¿Deseas leer el artículo completo?