One of the most common fields in which a Braille transcriber can work is textbook transcription.

Un transcriptor de Braille hace que los materiales impresos sean accesibles para las personas ciegas y con discapacidad visual al transcribirlos a Braille. El braille es un sistema de escritura que pueden utilizar personas con discapacidad visual; en lugar de leer con los ojos, la gente lee Braille con los dedos, ya que el sistema de escritura es de naturaleza táctil. Existen otras técnicas que se pueden utilizar para hacer que los materiales impresos sean accesibles a los ciegos, como generar audio de los materiales para que las personas puedan escuchar la información.

Uno de los campos más comunes en los que puede trabajar un transcriptor de Braille es la transcripción de libros de texto. Sin embargo, los transcriptores de Braille también pueden trabajar con otros tipos de materiales escritos e impresos. La primera tarea del transcriptor es leer el texto y tomar notas sobre su estructura y naturaleza. Cualquier imagen en el texto deberá ser descrita, por ejemplo, y si el texto tiene notas al pie, barras laterales y otras formas visuales de presentar información, estas deben estar formateadas para usuarios de Braille.

Simplemente convertir texto en Braille requiere conocimiento del alfabeto Braille junto con las convenciones en el estilo y formato de Braille. Sin embargo, el transcriptor de Braille también tiene que pensar en formas de transmitir información que se presenta visualmente. Por ejemplo, será necesario describir una imagen o un gráfico para que un lector ciego entienda lo que se presenta en la página. Asimismo, las notas a pie de página deben estar formateadas de tal manera que los usuarios ciegos entiendan que son notas a pie de página y puedan determinar que un texto tiene notas a pie de página con una revisión casual, al igual que lo hacen los usuarios videntes.

Cuando el transcriptor de Braille está terminado, el trabajo debe ser revisado para detectar errores y legibilidad. Los transcriptores de braille deben poder pensar como lectores ciegos y con discapacidad visual para poder presentar el material impreso de una manera que sea fácil de entender, absorber e interactuar. Si el trabajo de un transcriptor de Braille es defectuoso, los lectores pueden encontrarlo frustrante, al igual que los lectores videntes se irritan con los libros con formato deficiente o con textos difíciles de leer.

Varias organizaciones capacitan y certifican a transcriptores de Braille. Estos grupos brindan a las personas la información que necesitan para transcribir Braille de manera eficaz y coherente. Algunos transcriptores de Braille trabajan como voluntarios interesados ??en hacer accesible el material impreso, mientras que a otros se les puede pagar por su trabajo. La demanda de transcriptores crece y decrece, y puede ser difícil convertirla en una carrera remunerada.